Mejorar la prevención médica

Las cifras estatales muestran que cada año se realizan cientos de miles de hospitalizaciones que habrían sido evitadas, si los pacientes hubieran podido consultar a un médico con más rapidez. Esta situación significa para el enfermo mayor peligro, ya que llega con su salud deteriorada, y para el sistema médico un elevado costo de tratamiento.

Las últimas cifras de la Oficina Estatal de Planeamiento y Desarrollo Sanitario mencionan más de 330,000 hospitalizaciones de adultos que entran en la categoría de “prevenibles”, una cantidad que representa un costo de 3,600 millones de dólares anuales.

A nivel federal, los Centros para Servicios de Medicare y Medicaid han estimado que 26% de los pacientes que están enrolados en ambos programas tuvieron hospitalizaciones evitables, costándole a los contribuyentes más de 7,000 millones de dólares en el 2011.

La clave para evitar esta costosa situación está en lograr una atención médica preventiva. El problema es que no se tiene acceso a ella sin una cobertura médica. Por eso, Los Ángeles con cerca de 2.2 millones de adultos y menores de edad sin seguro médico, tiene los niveles más altos de las hospitalizaciones consideradas como prevenibles.

Este panorama es aún peor, al tomarse en cuenta que la semana pasada el Congreso redujo 5,000 millones de dólares del Fondo para Prevención y Salud Pública.

La revisión médica anual y el contacto con el doctor ante la primera aparición de síntomas de una enfermedad es la única estrategia posible. La reforma médica federal que expande la cobertura de salud es un valioso aporte a ese fin. Quienes se oponen a ella, al menos deberían respaldar la parte preventiva, aunque sea tan solo por el ahorro de dinero que significa.

ImpreMedia