Candidato a la alcaldía de San Juan detenido por agresión a su mujer

Hector Ferrer
Hector Ferrer
Foto: ap

San Juan/EFE – La detención del legislador Héctor Ferrer, candidato a la alcaldía de San Juan y hasta abril de 2011 líder de la oposición, pone de actualidad el problema de la violencia doméstica en Puerto Rico, que en 2011 le costó la vida a 26 mujeres.

Los puertorriqueños se despertaron ayer sorprendidos por la noticia del arresto de Ferrer, que solo hace meses se desempeñaba como presidente del Partido Popular Democrático (PPD) y una de las figuras más relevantes de la vida pública de la isla, acusado de un presunto caso de violencia doméstica contra su esposa.

El asunto toma especial relevancia al producirse solo dos días después de que el gobernador Luis Fortuño anunciara en su último mensaje de situación del Estado antes de las elecciones generales del próximo 7 de noviembre medidas contra la violencia doméstica.

Prensa y analistas ya han subrayado que el caso, a pesar de no conocerse detalles concretos de los hechos, le puede costar la carrera política a Ferrer, dado el calado del problema de la violencia doméstica en Puerto Rico.

El abogado del legislador, Osvaldo Carlo, señaló en declaraciones a la prensa que Ferrer y su esposa discutieron en relación a su proceso de separación, aunque dejó claro que en ningún caso hubo violencia física.

“Básicamente, fue una discusión de un matrimonio, un intercambio verbal, nada físico. No hubo amenazas, eso la perjudicada lo indica en su propia declaración. Estamos hablando de un intercambio verbal matrimonial que la esposa del representante pensó que se fue más allá”, aclaró el letrado de Ferrer.

El escueto informe policial sobre el caso señala que “Héctor Ferrer Ríos, de 41 años, ocasionó daños a la residencia y le profirió palabras soeces a su esposa en presencia de sus hijos menores”.

El informe dice que agentes adscritos a la División de Violencia Doméstica de la Región de San Juan consultarán con la Fiscalía para la posible radicación de cargos criminales.