‘Rebelarse contra dictadura de medios’

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, llamó ayer a los pueblos latinoamericanos a "rebelarse" contra la "dictadura" que, según él, ejercen en la región los medios de comunicación ligados a grupos poderosos.

El presidente  Rafael Correa (i), habla junto al canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño (d),  durante una rueda de prensa en el Palacio presidencial, en Quito.
El presidente Rafael Correa (i), habla junto al canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño (d), durante una rueda de prensa en el Palacio presidencial, en Quito.
Foto: EFE

Quito/EFE – El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, llamó ayer a los pueblos latinoamericanos a “rebelarse” contra la “dictadura” que, según él, ejercen en la región los medios de comunicación ligados a grupos poderosos.

El mandatario se refirió así tras la solicitud de medidas cautelares formulada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en favor de tres directivos y un exeditorialista del diario El Universo, condenados a prisión y una multimillonaria indemnización en un juicio por injurias presentado por Correa.

Correa, en su habitual informe sabatino, también ratificó ayer que el próximo lunes presentará al pueblo ecuatoriano una carta en la que expresará su posición frente al caso El Universo, que no excluye el probable pedido de remisión o anulación de la sentencia.

El caso se remonta a febrero del año pasado, cuando el entonces jefe de opinión de El Universo, Emilio Palacio, publicó una columna en la que afirmaba que Correa había ordenado disparar a discreción contra un hospital lleno de civiles, durante la sublevación policial ocurrida el 30 de septiembre de 2010.

En esa jornada, Correa permaneció recluido en un hospital policial aledaño al foco de la protesta en Quito, del cual fue rescatado en la noche tras una operación militar en medio de un intenso tiroteo, en la que fallecieron varias personas.

Dos tribunales menores condenaron a Palacio y tres directivos del rotativo (César, Carlos y Nicolás Pérez) a tres años de prisión y 40 millones de dólares, pero la defensa de los imputados presentó un recurso de casación, que también fue desestimado el pasado 16 de febrero por una sala de la Corte Nacional de Justicia.

Tres días después, la CIDH solicitó a Ecuador suspender la condena y aplicar medidas cautelares o de protección a los acusados, que para el Gobierno fue “imposible” aceptar, porque la sentencia no estaba “ejecutoriada” o “en firme” y tampoco se había ordenado la detención de los imputados.

De manera paralela, el Gobierno de Panamá solicitó al de Ecuador que concediera un “salvoconducto” en favor de Carlos Pérez, quien se encuentra en la sede de la embajada en Quito con el estatus de asilo otorgado por ese Estado centroamericano.

Ecuador tampoco otorgó el “salvoconducto” a Carlos Pérez, al considerar que él tiene plena libertad para abandonar la legación diplomática y viajar “donde quiera”, pues no existe ninguna orden de captura en su contra, según recordó Correa.

El mandatario señaló que la solicitud de la CIDH no hace referencia al meollo del juicio contra El Universo, es decir sobre las supuestas injurias, sino que aduce su preocupación sobre el supuesto menoscabo a la libertad de expresión en Ecuador.

Pero remarcó que el escrito de la Comisión Interamericana también contiene presuntos errores que, inclusive, según señaló, rompen “su propio reglamento”.

Se trata, dijo, de un escrito que “avergonzaría a un estudiante mediocre de primer año de Derecho”.

También se refirió a la publicación en varios periódicos latinoamericanos del artículo de Emilio Palacio, considerado por él como injurioso, así como a una carta de varios expresidentes americanos, incluido el estadounidense Jimmy Carter, en la que expresan su preocupación por la libertad de expresión en Ecuador.

La actitud de los grandes medios regionales, dijo Correa, es una demostración del poder de las empresas informativas, mientras que la de los expresidentes, tal vez obedece a un supuesto desconocimiento de la realidad ecuatoriana.