Padres buscan poder sobre escuelas compartidas

Propuesta de ley daría más decisión a padres de familia sobre los centros educativos

Padres buscan poder sobre escuelas compartidas
Las madres y los padres podrán vetar propuestas de locales compartidos para escuelas en sus distritos, de acuerdo a un proyecto de ley anunciado ayer.
Foto: CRISTINA LOBOGUERRERO / EDLP

NUEVA YORK – Padres de familia se unieron ayer a políticos del área para respaldar una propuesta de ley que daría a los Consejos Comunitarios de Educación el poder de vetar sobre propuestas de locales compartidos para escuelas en sus distritos.

Domitila García, residente en Brooklyn y madre de un menor de 10 años, calificó el sistema de ubicaciones compartidas como “perjudiciales”, recalcando que “los niños son los únicos afectados”. Esta madre de origen mexicano formó parte de un grupo de padres que se dieron cita frente a la sede del Departamento de Educación en Manhattan.

La legislación impediría que cualquier escuela pueda ser ubicada con otra, a menos que la situación sea aprobada por el Consejo Comunitario de Educación del área.

El asambleísta Keith Wright, de Manhattan) y principal promotor de esta medida, aseguró que “bajo el control de la Alcaldía sobre las escuelas, las juntas locales de los distritos escolares quedaron sin autoridad”.

Guillermo Linares, asambleísta por el distrito 72 (Manhattan), subrayó que las ubicaciones compartidas no sólo “perjudican a una comunidad en específico, sino a todos los vecindarios en general”.

Aproximadamente 800 escuelas han sido ubicadas con otras, entre las que se incluyen a las escuelas charter y los distritos escolares.

Elidia Ramírez, integrante del grupo New York Community for Change, dijo que con las divisiones se están dispersando a los menores “los niños están siendo enviados a lugares distantes de sus hogares, se les están disminuyendo los espacios y las aulas de clase están sobrepobladas”.

Michael Mulgrew, presidente de la Federación Unida de Maestros, afirmó que “nuestras escuelas pertenecen a nuestras comunidades, no al alcalde, es tiempo que la comunidad tenga el derecho de participar en estas decisiones”.

De aprobarse la iniciativa de ley, se les daría a los 32 Consejos Comunitarios de Educación existentes el poder de vetar cualquier propuesta de ubicación compartida que atente contra los intereses del sector.