Hispana demanda a Universidad de California tras ser despedida

San Diego/EFE – Ana Báiz-Torres ha demandado a la Universidad de California San Diego (UCSD) por despedirla cuando trataba de incrementar la diversidad del plantel, posición para la cual fue contratada como la primera directora de Desarrollo de Iniciativas de Diversidad.

La demandante dijo que su principal obligación era recolectar fondos para programas de beneficio para minorías, pero se encontró con resistencia por parte de colegas con posiciones de liderazgo en el campus, y fue despedida tras solo ocho meses en el cargo.

Su posición fue creada tras un incidente que alcanzó notoriedad nacional conocido como “Parrillada de Compton”, en el que estudiantes de UCSD organizaron en febrero de 2010 una fiesta temática en la que se utilizaron estereotipos raciales que se burlaban del mes de la herencia afroamericana y de un humilde vecindario de Los Ángeles.

En su demanda, Báiz-Torres señala que en el sistema de la Universidad de California, UCSD cuenta con el porcentaje más bajo de estudiantes minoritarios, con un 12,8 por ciento de hispanos, 1,6 de afroamericanos y 0,4 por ciento de nativoamericanos.

En comparación, de acuerdo con la demanda, en otros campus del sistema la matriculación puede llegar a 32,2 por ciento para estudiantes latinos; 7,9 por ciento para afroamericanos y de 0,9 por ciento para nativoamericanos.

De acuerdo con Báiz-Torres, personal de UCSD en posiciones de liderazgo, le dijeron que los estudiantes minoritarios “no deberían quejarse y deberían estar agradecidos de que los admitieron a un campus de UC”.

De acuerdo con la demanda, el incidente que pudo haber precipitado su despido ocurrió en abril de 2011, cuando la canciller Marye Anne-Fox la interrumpió abruptamente mientras se quejaba de falta de cooperación por parte de administradores durante una junta de un comité creado para monitorear avances en las áreas de clima, igualdad e inclusión.

“Frente a docenas de personas, incluyendo a líderes comunitarios, Fox le dijo ‘es suficiente’, ‘siéntate’, y ‘es todo'”, de acuerdo con la demanda, que alega que su despido fue el resultado de ese roce y la injusta falta de acceso a recursos educativos para estudiantes de color.

UCSD se rehusó a comentar sobre la demanda, bajo el argumento de que la política de la escuela es no hacer comentarios sobre un litigio pendiente.