Ensler y Allende a favor de las mujeres

La creadora de los Monólogos de la Vagina y la autora chilena pidieron que termine el maltrato femenino
Ensler y Allende a favor de las mujeres
Isabel Allende en un evento en San Rafael. Foto José Luis Aguirre/El Mensajero

SAN RAFAEL.- “Cuando estuve a punto de morir le pedí a Dios, o a la fuerza superior, que si no fallecía iba a regresar para ayudar a otras personas”. Y eso es lo que ha hecho Eve Ensler desde que sobrevivió a un cáncer de útero que la aquejaba.

Activista y escritora, Ensler es la creadora de los Monólogos de la Vagina. Recientemente estuvo en San Rafael presentando su libro Soy una criatura emocional, la vida secreta de las jóvenes alrededor del mundo, junto a la autora chilena Isabel Allende.

Estas excepcionales mujeres han podido transformar vidas con la fuerza de sus palabras. Se han destacado por defender los derechos de las mujeres y niñas y han creado espacios en donde es posible imaginar un mundo libre de maltrato. Su deseo es acabar, no controlar o manejar la violencia doméstica; pero son conscientes que este esfuerzo requiere tiempo y la voluntad conjunta de la sociedad.

Independientemente de su posición social o raza, mujeres de países tanto industrializados como del tercer mundo sufren en silencio los efectos y traumas de la violencia intrafamiliar. Las estadísticas son alarmantes.

De acuerdo con las Naciones Unidas, una de cada tres mujeres en el mundo experimentará violencia física o sexual en el transcurso de su vida. “La violencia se acabará cuando las mujeres se unan, exijan sus derechos y luchen por equidad y justicia (…) Ellas merecen vivir una vida donde sean libres y felices”, le dijo Ensler a El Mensajero. Para Allende el gran obstáculo al que se enfrentan las mujeres latinas es “vivir en una cultura machista, en donde la mujer es silenciada, explotada y abusada”. Por eso recalca la importancia de pedir ayuda y de no aislarse.

Más en: ElMensajero.com

V-Day está organizando una movilización mundial para el 14 de febrero de 2013. El objetivo, exigir que se acabe cualquier forma de control y abuso. Se espera que mil millones de mujeres salgan a las calles a bailar y levantar su voz contra el maltrato. Mil millones de mujeres son maltratadas en el mundo. ¡Por ellas vale la pena salir a bailar!