Irán permanece en alerta total por un posible ataque

Las Fuerzas Armadas de Irán siguen en "alerta total" en previsión de un eventual ataque de EEUU o Israel, pese al reciente distanciamiento del presidente estadounidense, Barack Obama, de una retórica "excesivamente belicista", según un alto mando militar iraní.
Irán permanece en alerta total por un posible ataque
El expresidente iraní Alí Akbar Rafsanjani (i) y al ayatolá Jamenei durante una reunión ayer con la Asamblea de Expertos.
Foto: EFE

TEHERÁN, Irán (EFE).- Las Fuerzas Armadas de Irán siguen en “alerta total” en previsión de un eventual ataque de EEUU o Israel, pese al reciente distanciamiento del presidente estadounidense, Barack Obama, de una retórica “excesivamente belicista”, según un alto mando militar iraní.

En declaraciones difundidas por la televisión iraní en inglés, PressTV, el general Ahmad Reza Purdastan, jefe del Ejército de Tierra de Irán, señaló que las fuerzas iraníes seguirán “completamente preparadas para cualquier operación de combate, incluso si Obama anuncia que no tiene la opción militar contra Irán sobre la mesa”.

El martes pasado, Obama arremetió contra los aspirantes a la presidencia del Partido Republicano, que critican su estrategia y consideran que es necesario atacar a Irán, pues señaló que la vía militar tendría graves consecuencias para la seguridad nacional.

Para Purdastan, tras el “fracaso de EEUU en Irak” y “la difusión del ‘despertar islámico’ (como llama el régimen iraní a la ‘primavera árabe’)”, Washington ha adoptado una nueva estrategia y ha desplegado sus tropas en Kuwait y Afganistán “con el propósito de mantener las rutas de la energía en la región bajo su control”.

También cree el alto mando militar iraní que EEUU ha reforzado su presencia en la India, para tener bajo su control a China como potencia económica, que podría aumentar su fuerza militar y suponer un peligro para EEUU.

Mientras una serie de países, con EEUU a la cabeza, sospechan que el programa nuclear iraní puede tener una faceta armamentista, Teherán lo niega y asegura que es pacífico, al tiempo que sostiene que mantendrá su desarrollo nuclear civil pese a las sanciones internacionales a que está sometido.