Nueva Zelanda adquiere mina escenario de catástrofe

La empresa estatal Solid Energy fue la única que propuso en su oferta de compra el rescatar los cadáveres de 29 mineros fallecidos en el yacimiento Pike River

Sídney (Australia), 9 de marzo.- La mina neozelandesa Pike River, en la que aún están atrapados los cadáveres de los 29 mineros que murieron durante una explosión de gas metano en 2010, será adquirida por una compañía estatal, indicaron hoy fuentes oficiales.

La empresa pública Solid Energy señaló en un comunicado que ha llegado a un acuerdo con Pike River Coal Limited para la adquisición del yacimiento de carbón, aunque no culminarán la transacción hasta finales de este mes.

Los familiares de los mineros fallecidos celebraron el acuerdo, ya que Solid Energy fue la única, entre los diversos compradores potenciales, que se mostró dispuesta a recuperar los 29 cadáveres de la mina, situada al norte de la Isla Sur.

“Solid Energy ha dicho en el pasado que el rescate es su principal prioridad y esto es un paso gigante para nosotros”, afirmó a la prensa local Bernie Monk, portavoz de los familiares.

“Estamos emocionados, es la primera noticia positiva que hemos tenido en 15 meses”, agregó Monk, cuyo hijo de 25 años se halla entre los mineros muertos.

El 19 de noviembre de 2010, una explosión de gas metano dejó atrapados a 29 mineros en la mina Pike River, situada cerca de la localidad de Greymouth.

Cinco días después, los trabajadores, de entre 17 y 62 años, fueron dados por muertos.

Según las investigaciones, fallecieron casi instantáneamente por traumatismos, quemaduras o asfixia después de la deflagración que los dejó encerrados dentro de la galería, que carecía de una salida alternativa.