Nuevo bloqueo a ley de inmigración de Alabama

El fallo final sobre esta ley y otras similares como las de Georgia y Colorado, depende del veredicto sobre la ley de Arizona cuyas consecuencias racistas son rechazadas por grupos ciudadanos.
Nuevo bloqueo a ley de inmigración de Alabama
La polémica legislación HB56 ha despertado las protestas de organizaciones pro derechos humanos.
Foto: AP

ATLANTA.- Una corte federal de apelaciones bloqueó temporalmente hoy dos secciones más de la nueva ley de Alabama contra los inmigrantes sin permiso de estancia en Estados Unidos, en tanto se conoce el resultado de una impugnación jurídica que busca derogar la ley por completo.

La Corte de Apelaciones del Décimo Primer Distrito emitió una orden bloqueando una sección que dice que las cortes no pueden forzar contratos que involucren a inmigrantes indocumentados y otra que convierte en delito mayor que un inmigrante ilegal desempeñe actividades con el estado.

La ley de Alabama fue impugnada el año pasado tanto por el gobierno federal como por una coalición de grupos de activistas y los casos fueron apelados en la corte del Décimo Primer Distrito.

Un panel de tres jueces de esa corte escuchó la semana pasada los argumentos del caso, pero afirmó que no emitiría un fallo sobre las impugnaciones a la ley de Alabama y otra de Georgia hasta que la Corte Suprema del país decida sobre una impugnación federal a una ley similar de Arizona.

“Estamos muy complacidos de que (la corte del) Décimo Primer Distrito comprendió los daños que estas provisiones estaban ocasionando en Alabama y creyó conveniente unirse a ellas”, dijo Sam Brooke, de la organización activista Southern Poverty Law Center, que presentó la semana pasada su argumentación ante el tribunal de apelaciones. “Este es un día grandioso para los residentes de nuestro estado”, afirmó.

Los opositores a las medidas argumentan que tales leyes conducen a la discriminación y a la etiquetación racial, y que la inmigración es un asunto federal que no debería ser controlado por retazos de leyes estatales.

Quienes las apoyan afirman que los estados se han visto obligados a actuar para proteger sus recursos debido a que el gobierno federal no ha hecho lo suficiente para acabar con la afluencia de inmigrantes indocumentados.