Cae peligrosa banda por ola de robos

Banda de jóvenes latinos es acusada por violentos atracos en condado Suffolk
Cae peligrosa banda por ola de robos
Armas y guantes halladas en poder de los sospechosos, según indicaron las autoridades del condado de Suffolk.
Foto: Fiscalía de Suffolk

Nueva York/EDLP – Cinco jóvenes latinos fueron acusados ayer en conexión con una ola de robos ocurrida en el oeste del condado Suffolk, según informaron ayer las autoridades.

A Edwin Acosta Martínez, de 23 años, le impusieron siete cargos de robo en primer grado; a Carlos Velásquez, de 17, cargos de robo en primer grado y tres cargos de posesión criminal de un arma; a Wilmer Velásquez Cruz, de 27 años, seis cargos de robo en primer grado; a Mario Chinchilla Rodríguez, de 23 años, tres cargos de robo de primer grado y a Jonathan Portillo, de 16, tres cargos de robo en primer grado. Los cinco sospechosos se declararon inocentes al comparecer ayer en la corte de condado de Suffolk.

El fiscal Thomas Spota dijo que los robos fueron resueltos en gran parte por el intercambio de información policial recabada por los detectives de los cuarteles primero, segundo y tercero, en cuyos sectores ocurrieron los robos entre el 27 de diciembre de 2011 y el 28 de febrero del año en curso.

Pistolas semiautomáticas cargadas fueron utilizadas en cada hurto y, a excepción del robo en una farmacia, las víctimas fueron golpeadas mientras se cometía el delito.

“Era fundamental encontrar a los autores de estos robos cada vez más violentos y la policía lo hizo mediante la detección del patrón de atracos y las similitudes en los métodos utilizados por estos cinco acusados”, indicó el fiscal Spota.

Los cinco fueron detenidos el 29 de febrero, poco después del robo de la farmacia Health Mart, en Bay Shore, donde ataron a cinco mujeres (cuatro empleadas de la tienda y una cliente) con lazos de plástico con cremallera.

Se alega que Acosta Martínez, Velásquez, Velásquez Cruz, y Chinchilla Rodríguez robaron a las mujeres dinero en efectivo, teléfonos celulares y joyas, y aproximadamente $100 de la caja registradora de la tienda.

Rodríguez quedó detenido sin fianza, Carlos Velásquez se encuentra retenido tras no depositar una fianza de $750,000, y los tres acusados restantes -Portillo, Martínez y Velásquez Cruz- se encuentran en la cárcel del condado al no pagar una fianza en efectivo de $500,000.