‘Mi música no es de política’

René Pérez, el residente de Calle 13, revela un poderoso cambio de estrategia

Nueva York – Como artista es un torbellino: En el escenario brinca, se agarra los genitales, canta, anima a la gente, se quita la camisa, se escribe mensajes en la piel, dice lo que le sale del… pecho.

Pero cuando se apagan las luces, muy poco cambia para René Pérez, el Residente de Calle 13. Duerme muy poco, por lo que sus creativos pensamientos siguen fluyendo a más de 100 millas por hora. Agarra un papel y escribe o dibuja. También llama a amigos de otros países para que le cuenten cómo está la situación, lee noticias, entra en las redes sociales, se nutre de lo que le informan sus seguidores y sus detractores, colabora con algún colega, se pone a ver documentales y sigue preparándose para lo que podría ser el mejor legado que deje a este mundo: la revolución de Latinoamérica.

Con esa meta, uno podría pensar que René moriría por un puesto político, pero eso es lo menos que le interesa. Incluso, en Puerto Rico, su tierra natal, tiene una oportunidad en bandeja de plata y la rechaza. El Alcalde de San Juan, capital de la isla, ha vetado a Calle 13 y de cara a unas elecciones, no existe un fuerte contendiente que le arrebate la silla al hombre. René, quien ha retado al alcalde Jorge Santini a que se haga pruebas de dopaje, es el nombre que salta en la mente de muchos para que le haga frente. Pero el artista dice “no”.

El entiende que candidatos buenos hay, lo que falta es que la gente los conozca y sobre todo les de la oportunidad. “Yo le digo a la gente que se olviden de los partidos políticos y más bien, que voten por candidatos, por quién es el mejor candidato. Esa es la única manera de que empiece a mejorar la cosa”.

Sobre si escucharemos algún tema político de su autoría antes de las elecciones de noviembre, asegura que por el momento no lo tiene contemplado porque “me quiero enfocar mucho más en el arte, tú sabes, siempre voy a hablar de política, como deberían hablar todos los artistas, entiendes, como hablo de todo lo demás, de la fiesta y del sexo y de todo, pero me voy a enfocar, me quiero enfocar más en el arte, en el arte en general, el arte plástico, pa’l próximo disco”.

¿La razón de ese giro? “Es que me están poniendo demasia’o. Y cuando yo vi lo del Alcalde, yo como que (dije) ‘no, espérate’, me da risa y me contenta que haya gente que de verdad lo crea, pero por otro la’o digo ‘no mano’. Y hay gente que dice: ‘No, porque tu música es de política’. Mi música no es de política, lo que pasa es que como ningún artista dice nada hoy día, de los conocidos, porque hay otros que no son tan conocidos que dicen muchas cosas. Pero la gente que tiene un poder masivo no dicen nada, dicen lo mismo canciones de amor y de la fiestas en el club, pues no, sabe quedo yo como que el que hablo de política, pero yo hablo de todo. Entonces no me quiero encasillar y ya como están tratando de encasillarme”. En estos momentos, René trabaja en el nuevo disco del artista SieteNueve y en el de su hermana, Ileana, la querida PG-13 que desde hace años les acompaña en la banda. También grabó junto a Draco Rosa el tema “Madre Tierra”.

De esa experiencia nos cuenta que “lo chévere es que el tema es bien existencial y tiene que ver más que con la patria, con uno, con cómo uno se ve dentro de este momento en que estamos viviendo. Entonces, yo pensé mucho en él y en su situación, y saqué la letra. A él le gustó mucho”.

Al mismo tiempo continúa de gira con la banda. Este mes, el día 15 se presentan en Nicaragua; el 16 en Costa Rica y los días 20 y 21 están en Ecuador. Y en medio de todo eso, dedica tiempo a contribuir con temas que ayudarán a fortalecer su revolución. Uno de esos es “Todos somos ilegales”, el cual grabó con Outernacional. “Lo hice pensando en lo que está pasando con los indocumentados, no sólo en Estados Unidos, en todo el mundo. Acababa de llegar de Europa y allá también hay un problema con los inmigrantes, pero fuerte… Me fui a varios barrios y entonces de ahí salió el tema”.

En parte de la canción manifiesta “más de 600 millones de personas, gritando luz verde pa’ invadir Arizona”. ¿Sería él uno de los líderes de esa invasión? “Obvio que sí, pero hoy día las revoluciones se hacen de otra manera. Yo sé… que a nivel de película sería más chévere… los héroes con las armas… Pero yo creo que hay otras maneras de hacer revolución que tienen que ver más con la educación”.

Y añade: “Estamos organizándonos nosotros, porque todo ha sido tan rápido, y estamos organizándonos para eso mismo, porque por medio de la educación se puede establecer una nueva revolución”.