El valor de Yvette Cabrera

Los columnistas dedicados a la difusión de los problemas y virtudes de los grupos minoritarios siempre han estado al filo de la crítica de la derecha.

Periodistas como Yvette Cabrera no simplemente están encargados de reportar la realidad de su comunidad, sino también tienen la oportunidad de agregar su opinión subjetiva para darle un perfil humano, crítico y más real a sus escritos.

Yvette fue cesada como columnista del periódico OC Register después de más de doce años de trabajo diligente. Con esta decisión, los ejecutivos de este periódico no sólo le quitan el pan de cada día a su familia, sino también están poniendo una bufanda invisible sobre los labios de la comunidad latina.

Por más de diez años, Yvette ha sido la portavoz de los latinos en una comunidad altamente conservadora. Orange County, de acuerdo a Lisa McGirr, catedrática y autora del libro Suburban Warriors: The Origens of the New American Right, es el lugar donde nació la “nueva derecha de la sociedad norteamericana”.

Este condado es cuna de grupos más radicales de California. La Coalition for Immigration Reform y el Minuteman Group, entre otros, son nativos de estas tierras. Aquí se gestó la infame Propuesta 187. Una de sus ciudades, específicamente Costa Mesa, fue el lugar donde se introdujo el plan de promover a los policías como agentes migratorios. Hoy, esta propuesta es una realidad consumada en Arizona y Alabama.

Sin miedo y con dignidad propia, Yvette Cabrera siempre tuvo la disponibilidad de confrontar a estos grupos por medio de artículos coherentes y rigurosos.

Cuando ella iniciaba su carrera como columnista, y yo empezaba mi carrera académica en el Orange Coast College, Yvette me solicitó que abriera un espacio de mi vida privada y se lo entregara a nuestra comunidad para que, a través de mi experiencia, nuestra gente pueda valorar el trajín intenso que conlleva a un inmigrante a surgir en el medio académico.

“Nada malo que te afecte surgirá en mi columna”, me dijo. El artículo fue publicado en diciembre de 2000.

Ocho años más tarde, tras haber culminado exitosamente mi libro, Terror in the Latino Barrio: The Rise of the New Right in Local Government, Yvette nuevamente me tendió la mano. Esta vez, su columna estaba dirigida a desglosar los problemas políticos que afectaban a la comunidad latina en la Ciudad de Costa Mesa. Y fue publicado bajo el título de “Tackling Costa Mesa’s Terror Problem” en Primero de Mayo de 2008.

Un logro especial de Yvette fue convertir su pluma en un arma de los derechos civiles y los derechos humanos. Siempre fue fiel a sus ideales, a su cultura y a su nación.

Su alejamiento como comunista del OC Register es un golpe duro para su familia, su persona y para la comunidad latina.

Tengo mucha confianza que su experiencia y su capacidad como escritora le permitirán encontrar otros caminos viables en su profesión. Good luck Yvette. Tu amigo.