Santorum contra la pornografía

Washington/EFE – El aspirante presidencial republicano Rick Santorum, que se precia de su pureza conservadora y busca sumar votos en la geografía del sur de EEUU, ha prometido sanar al país de la “pandemia” de la pornografía si gana en noviembre próximo.

Católico devoto y padre de siete hijos, Santorum se ha presentado a lo largo de la contienda como el más conservador de los candidatos republicanos en liza y acusa a la Administración Obama de hacer la vista gorda frente a la “adicción” a la pornografía.

En cambio, ha prometido que si gana la presidencia nombrará a un fiscal general que haga cumplir “enérgicamente” las leyes vigentes contra materiales “obscenos” ilegales.

Desde el prisma de una “guerra cultural” que ha marcado al país durante décadas, Santorum ha atacado el sexo prematrimonial, el uso de anticonceptivos y el derecho al aborto, y ahora ha encontrado en las desnudas imágenes de hombres y mujeres a otro “enemigo” en los dormitorios.

El exsenador de Pensilvania explica en su página web que, a su juicio, Estados Unidos “sufre una pandemia (por el) daño de la pornografía” y es algo que debe preocupar a las familias.

Sus declaraciones han movilizado a grupos a favor y en contra de la pornografía.

Lo que para muchos es fuente de curiosidad, placer o diversión -como constata un sector que genera ganancias de al menos 5,000 millones de dólares al año-, para Santorum es algo “tóxico” que daña los matrimonios y las relaciones, y contribuye a la misoginia y violencia contra las mujeres y a la prostitución y el tráfico sexual.

Las investigaciones científicas “están demostrando que la pornografía causa profundos cambios cerebrales tanto en niños como en adultos, lo que conduce a consecuencias negativas”, asegura Santorum, aunque su página no ofrece detalles.

Para Santorum, el problema no es la ausencia de leyes contra la “obscenidad” en internet, vídeos, revistas, canales por cable, tiendas, moteles y por correo, sino la supuesta negativa del Gobierno del presidente Obama, de hacerlas cumplir.

La Oficina de Investigaciones Federales (FBI) ha indicado que tan solo este mes las autoridades lograron veredictos o confesiones de culpabilidad en 38 casos de pornografía infantil.