Dos estilos muy diferentes

Dos estilos muy diferentes
Juan Pablo II estuvo varias veces de visita en México.
Foto: archivo / edlp

MÉXICO, D.F. – Las iglesias mexicanas levantan carteles de la imagen de Benedicto XVI en los costados de los púlpitos y en muros exteriores para promover en la víspera la visita del papa que compartirá nostálgicos cariños y simpatías con su omnipresente predecesor Juan Pablo II.

Lo mismo en la Catedral de León que en la Basílica de Guadalupe mientras algunos fieles oran frente a la fotografía de un Joseph Ratziger sonriente a lado del altar, otros besan los pies de esculturas de Karol Wojtyla levantadas en los atrios respectivos.

“Nos habíamos acostumbrado al otro papa además de que era, ¿cómo le diré?…”, Alejandra Veloz, una médico cirujano católica de la Ciudad de México baja la voz y se ruboriza para completar su idea: “…¡más guapo y tierno!

Juan Pablo II aprovechó su imagen de hombre bondadoso y afable así como su gusto por la gente y se montó como el primer Sumo Pontífice en la era de la globalización para ganarse adeptos en sus 26 años de reinado con 129 viajes.

En el primero que incluyó República Dominicana, Bahamas y México en 1979 siguieron cuatro más a este último en 1990, 1993, 2000 y 2002.

De su lado, Benedicto XVI lleva 23 visitas oficiales al exterior del Vaticano en siete años de Pontificado, pero sus prioridades estuvieron lejos de los mexicanos, el segundo con mayor número de católicos después de Brasil, que recorrió en 2007.

A decir de algunos ministros católicos, la distante actitud responde a tanto a cambios que el propio Ratzinger pretende hacer al interior del catolicismo como a los requerimientos actuales de los fieles, como explica Jorge Atilano, quien lidera la Pastoral Juvenil de los jesuitas en México.

En su trabajo cercano a 83 organizaciones de jóvenes, el sacerdote ha observado que la figura de Joseph Ratzinger resulta más atractiva para los muchachos intelectuales que para los menos inclinados por las letras.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos