Luz verde a construcción de oleoducto

Washington/EFE – El presidente estadounidense, Barack Obama, dio luz verde al tramo sur del polémico oleoducto Keystone y recordó que es necesario para continuar con una mayor explotación petrolera a nivel nacional.

Desde la pequeña localidad de Cushing, en el estado de Oklahoma, donde la construcción de este oleoducto de 780 kilómetros comenzará esta misma primavera, un Obama rodeado de grandes tuberías afirmó que éste es un paso más en la reducción de la dependencia del petróleo extranjero.

El mandatario aseguró que la aprobación de este tramo se debe a que no existen las preocupaciones como las que han paralizado el proyecto más al norte por los temores de contaminación de acuíferos estratégicos.

“Nuestros expertos dijeron que necesitábamos tiempo para revisar el proyecto. Desafortunadamente, el Congreso decidió que quería sus propios plazos”, indicó Obama en referencia a la polémica con la oposición republicana, que exigía una pronta puesta en marcha del oleoducto de más de 2,700 kilómetros.

La versión extendida del oleoducto de Keystone XL, que iba a transitar desde Canadá hasta las refinerías del Golfo de México, fue suspendida por Obama hasta que se conozcan más datos sobre el impacto ambiental de este megaproyecto.

“Estamos explorando y extrayendo más petróleo a nivel nacional que nunca antes”, indicó Obama, que recordó que el tramo entre Oklahoma y las refinerías de Texas es de una gran importancia, debido a que el ritmo de extracción es más alto que el que pueden soportar las infraestructuras actuales.

“Mi administración aprobará oleoductos que protejan los intereses del pueblo estadounidense”, recordó Obama, que ha sido duramente criticado por los republicanos por no poner en marcha un proyecto que ayudaría a rebajar el precio de la gasolina, que ronda los 4 dólares por galón (3,78 litros).

La aprobación del tramo sur del oleoducto Keystone se da en pleno año electoral y beneficiará económicamente y creará empleos en dos estados que tradicionalmente se inclinan por los republicanos en las elecciones presidenciales.