Buscan ‘purificar’ las tarjetas de llamadas

Nueva York – A más de una década de posibles fraudes con tarjetas de llamadas y abusos al consumidor, la industria de telefonía de prepago se unió para “purificar” el mercado y anular viejas prácticas que afectarían a miles de usuarios.

Quince empresas de telefonía de prepago, que representa el 85% de la industria en el país, formaron en enero pasado la American PrePaid Phonecall Association, APPPA, una asociación con sede en Washington que busca garantizar a los consumidores obtener los minutos por los que paga.

Gustavo M. de la Garza Ortega, fundador y presidente de APPPA, informó que una de las reformas más importantes es la eliminación de cargos de desconexión y mantenimiento en los productos de las compañías que integran la asociación.

También se incluirá un sello de garantía en las tarjetas participantes, como una forma de asegurar a los usuarios que el producto cumple con los estándares que exigen agencias como la Comisión Federal de Comunicaciones, FCC, y la Comisión Federal de Comercio, FTC. Se espera que las reformas entren en vigencia en pocos meses.

Considerando que las compañías telefónicas fuera de Estados Unidos tienen sus propias tarifas, Garza apuntó que se generalizarán los costos por minuto dentro del país; sin embargo, dependerá del destino de la llamada el tiempo de duración.

Garza, presidente de la empresa mexicana de telefonía Marcatel, entró al mercado estadounidense de tarjetas de llamadas al adquirir en octubre de 2010 las empresas Epana, STi y Kare, dando lugar a la creación de Vivaro Corporation. En el mercado neoyorquino se comercializan unas 50 tarjetas de esta empresa para llamar a más de 110 países.

“No es justo que ejecutivos en oficinas con aire acondicionado roben con trucos a los trabajadores inmigrantes que laboran duras jornadas”, apuntó Garza. “Es tiempo de que la industria de telefonía de prepago recobre la confianza de los consumidores”.

En septiembre del año pasado, la FCC propuso una multa de $20 millones a cuatro empresas de telecomunicaciones en el país, por usar “tácticas de fraude”. Epana Networks o STi Telecom es una de ellas. La investigación se inició desde abril de 2010.

Al respecto, Garza dijo que desconocía la investigación cuando adquirió la empresa, y espera que la sanción de unos $5 millones sea anulada.

“Esto es un ejemplo de la falta de escrúpulos con la que se manejó la industria por muchos años. La APPPA realmente trabajará para que los consumidores no sean defraudados nuevamente”.

Según la FCC, una de las quejas más comunes entre consumidores, son teléfonos siempre ocupados o problemas de conexión cuando se llama al servicio al cliente. Garza especificó que la APPPA no tendrá autoridad para regular el “call-center” de sus afiliados.

“Cada empresa deberá asumir la responsabilidad de dar un buen servicio a sus clientes”, acotó.

El empresario mexicano destacó que la telefonía celular para llamadas fuera de Estados Unidos no representa un desafío para la industria.

“Seguimos creciendo y confiamos en mantenernos como una de las mejores opciones para consumidores que buscan comunicarse con familiares en sus países de origen”.