‘Checo’ Pérez logra histórico segundo lugar

Es el primer mexicano en lograr el podio en F1 desde Pedro Rodríguez en 1970

‘Checo’ Pérez logra histórico segundo lugar
El piloto mexicano Sergio Pérez (izq.) celebra su segundo lugar en el Premio de Malasia junto al ganador, el español Fernando Alonso.
Foto: Diego Azubel / efe

SEPANG, Malasia/AP – Sergio Pérez quizás desperdició una oportunidad única para obtener su primera victoria en la Fórmula Uno.

De todas formas, el piloto mexicano de 22 años se fue con suficientes motivos para festejar y encarar con optimismo su futuro tras el Gran Premio de Malasia.

Cuando parecía que se apoderaba del primer lugar, a seis vueltas del final, “Checo” Pérez cometió un error que le pasó factura: su neumático pasó por un sector mojado y su monoplaza Sauber se salió ligeramente de la pista.

En ese momento de la carrera, Pérez avanzaba más rápido que el español Fernando Alonso, quien eventualmente consiguió la victoria.

Pese a todo, para un joven piloto cuyo mejor resultado previo había sido un séptimo lugar, el segundo puesto no sólo fue un triunfo personal, sino que también le dio a su equipo su mejor resultado en la F1.

Pérez consiguió el mejor resultado de un piloto mexicano desde la victoria de Pedro Rodríguez en el GP de Bélgica de 1970.

Por eso, su euforia y amplia sonrisa en el podio se entiende perfectamente.

“La victoria estuvo muy cerca, igual ha sido un gran día. Hubiera sido un sueño ganar en estas condiciones a Fernando y algún día llegará esa victoria”, dijo Pérez, quien cumple su segunda temporada en la F1. “Estaba alcanzando a Fernando y sabía que tenía que hacerlo pronto porque en los sectores con alta velocidad iba a perder los neumáticos frontales”.

“Hoy era posible ganar”, añadió el mexicano. “Toqué el borde y me fui hacia el lado sucio de la pista. Estaba completamente mojado y perdí el primer lugar”.

Pero Pérez se mostró contento: “Es un segundo lugar y es un gran resultado para el equipo. Son muchos puntos. Es apenas la segunda carrera y ojalá podamos seguir mejorando”.

El podio de Pérez se debió en gran medida a una arriesgada apuesta en la estrategia de Sauber, al cambiar los neumáticos intermedios luego de apenas una vuelta para recurrir a los de pista mojada.

Para cuando los demás hicieron el cambio, al arreciar la lluvia, Pérez se encontraba tercero tras haber largado noveno.

Después de una interrupción de 51 minutos por la lluvia, para permitir que la pista del circuito de Sepang se secara, todos los pilotos se apresuraron para calzar los neumáticos intermedios. Pérez salió de los pits en el segundo lugar detrás de Alonso.

En un principio, el piloto de Ferrari se fue distanciado, al aumentar su colchón de ventaja de 2,4 a 7,7 segundos en un lapso de 12 vueltas al promediar el trayecto de la carrera.

Pero los neumáticos del español empezaron a desgastarse, mientras que los de Sauber rendían más. Esto facilitó que Pérez se acercara a 1,3 segundos en la vuelta 39 de 56.

Fue en ese momento en el que todos los pilotos debieron cambiar a neumáticos de pista seca

La decisión de Sauber de dejar a Pérez una vuelta más que Alonso pareció ser un error al permitir que el Ferrari sacase una brecha de 7,1 segundos.

Pero la carrera no había terminado. Pérez apretó para pisarle los talones a Alonso, poniéndose a 0,5 segundos y siete vueltas más. Una extraordinaria victoria de Sauber parecía posible.

Pérez, sin embargo, procedió a cometer un error que nunca olvidará o al menos hasta que logre su primer triunfo en la F1.

Ahora son muy pocos los que dudan que ese momento le llegará a Pérez, cuyo nombre suena para dar el salto a Ferrari la próxima temporada o quizás en este mismo año si el brasileño Felipe Massa sigue penando con su rendimiento.

“Este muchacho tiene un enorme talento”, dijo Alonso, sentado al lado de Pérez en la rueda de prensa al término de la carrera. “Hoy no fue posible la victoria, pero llegará más temprano que tarde para Sergio”.

Pérez, en tanto, repartió dedicatorias tras su resultado, el mejor de un mexicano desde la victoria de Pedro Rodríguez en el GP de Bélgica de 1970.

“Le dedico la carrera a Frida, mi perrita, que murió y a todos los que me apoyaron, a Carlos Slim (su patrocinador), por todo lo que me ha ayudado, y en especial a Dios y a mi familia”, dijo.