Raúl Castro cumple promesa al Papa

El gobierno declara feriado el próximo Viernes Santo tras la histórica visita papal

El líder cubano Raúl Castro, derecha, accedió al pedido que le hiciera el papa Benedicto XVI durante su histórica visita de tres días a la isla.
El líder cubano Raúl Castro, derecha, accedió al pedido que le hiciera el papa Benedicto XVI durante su histórica visita de tres días a la isla.
Foto: AP

LA HABANA/AP – Cuba declaró feriado el próximo Viernes Santo, tal como había solicitado el Papa Benedicto XVI durante su visita a la isla, según informó ayer el diario oficial Granma.

De acuerdo con la información del diario, la decisión responde “al deseo de que recesen las actividades laborales no indispensables los viernes de Semana Santa”, como lo formuló Benedicto XVI en la visita realizada entre el lunes y el miércoles.

El presidente Raúl Castro le expresó al Papa al terminar su visita a la isla “la voluntad de que el próximo viernes 6 de abril, con carácter excepcional, en consideración a Su Santidad y al feliz resultado de esta trascendental visita a nuestro país, se accedía a ello”, señaló una nota informativa.

La nota precisó que de acuerdo con lo expresado por Castro, “se reservaba a los órganos superiores de la Nación la determinación definitiva”.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, informó en días pasados que en el encuentro privado que sostuvieron el Papa y el presidente Castro el martes, Benedicto XVI pidió que el gobierno considerara declarar el Viernes Santo como feriado.

“Esta fue una de las solicitudes presentadas por el Santo Padre y el hecho de que se respondió de manera positiva tan rápidamente es un buen signo y será bienvenido por la comunidad católica y cristiana en general”, declaró ayer a la AP, Orlando Márquez, vocero de la Arquidiócesis de La Habana.

El Viernes Santo, día en que los católicos conmemoran la muerte de Cristo, no es un día feriado oficial en Estados Unidos ni en México, en Europa es feriado en España pero no lo es en muchos otros países de la Unión Europea.

Cuando Juan Pablo II visitó Cuba 14 años atrás, el gobierno cubano declaró como festivo la Navidad.

En la isla, en 1992 se aprobó una reforma de la Constitución en la que se cambió la referencia al estado como ‘ateo’ y se declaró el estado ‘laico’.

En la isla donde el catolicismo no está tan arraigado como en otros países del continente, las opiniones de la gente sobre este feriado son diversas.

“Me alegro porque no voy a trabajar (ese día), pero también no entiendo nada”, comentó Robert Blanco, un trabajador de 38 años. Y agregó “nos dicen que hay que trabajar para salir de la crisis y dan más feriado. Vino el Papa y no se trabajó”.