El auto robótico de Google

Ariel Coro

Miles de personas mueren en accidentes automovilísticos todos los años. Los jóvenes son víctimas de una manera desproporcionada, ya que estos son una de las mayores causas de muerte para las personas de temprana edad. La mayoría de estos accidentes son causados por errores de los humanos. Esto es debido a muchos factores, pero los más comunes son que somos entretenidos, temperamentales, imprecisos, imperfectos y sobre todo… emocionales. ¿Cuál es la alternativa?

Todos los hemos visto en películas, autos que se conducen a sí mismos y que sólo necesitan comandos del conductor para llegar a su destino. Finalmente, después de muchos años de investigación, este concepto es una realidad.

Google subió un video a Youtube donde un hombre ciego se sube a un automóvil y este conduce solo por las calles, lo lleva a un restaurante de comida rápida donde ordena a través de la ventanilla y hasta a recoger la ropa de la tintorería. En la trayectoria, el auto obedece las señales del tráfico, acelera suavemente y hasta le cede el paso a los peatones, todo esto sin tocar el acelerador ni los frenos. Al terminar, el auto regresa a la casa del señor y se estaciona sin dificultades.

Estos automóviles poseen un sistema de inteligencia artificial que constantemente está recibiendo información de una serie de sensores que cumplen distintas funciones. En el techo, tienen un LIDAR que si el nombre te parece familiar es porque es un primo moderno del RADAR, la diferencia es que en vez de utilizar pulsos electromagnéticos utiliza rayos láser. Tiene una serie de sensores y cámaras distribuidos a través del automóvil que le envía información constantemente a la computadora central, que a su vez la combina con un sistema de mapas. Todo esto hace que el auto esté ‘consciente’ de todo lo que está pasando a su alrededor.

Para los incrédulos que piensan que los autos robóticos no son una posibilidad, les incito a mirar hacia el cielo. Los aviones utilizan pilotos automáticos desde hace muchos años y poco a poco se han vuelto más inteligentes hasta el punto de que en los aviones más modernos, la función del piloto se ha transformado en la de un administrador de la cabina, ya que el piloto automático puede hacer la mayoría del trabajo.

El desafío para estos autos, más allá de la parte técnica, son las leyes necesarias para ponerlos en circulación. Hay demasiados factores a considerar desde el punto de vista legal, pólizas de seguro y muchos otros factores. Google no planea comercializar esta tecnología inmediatamente pero las pautas ya están creadas. Es sólo cuestión de tiempo, hasta que una de las opciones cuando vayas a comprar un automóvil, aparte del paquete deportivo y las llantas más grandes, será escoger la versión robótica que pueda manejar autónomamente. Sólo espero que encuentren un diseño más estético para el sensor del techo y un lugar para esconder todas las cámaras.