Adriano podría quedar sin soga y sin cabra

Aunque nadie puede predecir lo que sucederá en el Distrito 13 en las primarias demócratas del 26 de junio, lo cierto es que Adriano Espaillat pudiese quedar sin la soga y sin la cabra.

Entiéndase que el oriundo de Santiago de los Caballeros y actual senador estatal del distrito 31 en la Legislatura de NY al decidir retar al veterano congresista Charles B. Rangel tiene que abandonar el escaño que ganó el 2 de noviembre del 2010 para enfrentarse al decano de la delegación congresional del estado.

Son pocos los políticos que arriesgan el titulo que tienen en busca de otro que los puede dejar sin cargo electo. La decisión de Espaillat -de retar al poderoso titular- aun cuando se trata de un distrito con demarcaciones nuevas, tiene un alto porcentaje de riesgo.

El hecho es que Rangel lleva 42 años en la palestra neoyorquina y esa permanencia en el poder trae consigo conocimientos, poder y favores que muchos le deben. Y a pesar de los escándalos y acusaciones que han llovido sobre sí en los últimos dos años, Rangel ha sobrevivido hasta el embiste del presidente Obama quien le llegó a pedir su renuncia. O sea que Rangel no es ningún flojo y ha probado que no retrocede. En el caso de Espaillat, los problemas a superar son múltiples. En primer lugar, Espaillat no tiene a algunos individuos claves de su propia comunidad respaldándole.

Entre los prominentes que no le han dado el respaldo a Espaillat se destaca Guillermo Linares. Y aunque un entrañable amigo del nativo de Cabrera recién me dijo que, “eventualmente Guillermo va a apoyar a Adriano”, lo que está en juego es mucho más. De acuerdo a fuentes confiables, Linares ya se está preparando para anunciar que se postulará por el escaño senatorial que Espaillat deja libre. Lo que significa que habrá una vacante en el distrito 72 de la Asamblea el cual Linares ocupa actualmente. La división en la comunidad dominicana ya es un hecho. Añada a políticos puertorriqueños que insisten no le deben nada a Espaillat y esto no pinta bien para el retador.

A todo esto sé de otras movidas de políticos que no hay manera que le den la espalda a Rangel en lo que puede ser el último aletazo del carismático político y me parece que Espaillat se puede quedar sin la soga y sin la cabra.

Bajofuego@eldiariony.com