Josephine SantiagoDirectora Escuela PS 16. Sunset Park, Brooklyn

“Aunque mis padres vivieron durante tantos años aquí, siempre insistieron en que se hablara solo el idioma español en casa.” Con este principio en mente, empieza la pasión por la educación bilingüe de esta educadora, que lleva más de 40 años sirviendo a la comunidad.

Santiago se considera “producto del sistema escolar público y de una familia que enfatizaba la importancia de la educación, la fe en Dios y el servicio comunitario”, explica Santiago quien es hija de padres puertorriqueños.

Los méritos de la educadora se remontan a 1971, cuando se consolida como una de las maestras pioneras en educación bilingüe, en el área de Sunset Park, en Brooklyn.

“En esa época la mayoría de hispanos eran puertorriqueños y éramos solo cuatro los maestros preparados en educación bilingüe”, recuerda.

Actualmente dirige el plantel escolar PS 169 en Brooklyn, en donde continúa desarrollando programas bilingües en los idiomas español y chino. “No dejo de preocuparme por la realidad de nuestros jóvenes, entiendo y sufro sus necesidades. Y acepto que aunque somos una gran nación, todavía nos falta mucho por hacer, sobre todo a nivel social”, sostiene la educadora.

“Exhorto a los jóvenes con dificultades a vencer los obstáculos que se les presentan en su vida, que se pueden conquistar aunque parezca difícil”, dice Josephine, quien mediante programas ofrece a los estudiantes uniformes, comida y asesoramiento, para aliviar algunas de las necesidades básicas que percibe en su comunidad.

Para Josephine, quien se define como una apasionada por la naturaleza, educar es “más que una ocupación, una vocación” y desde su posición entiende que nuestro niños son el gran futuro.

“Si no les brindamos las oportunidades, no podrán florecer”, indica.

En sus momentos libres y como terapia para relajarse, a esta madre de dos hijos le gusta tejer y leer. Reside en Sunset Park, junto a su esposo y confiesa que ha “amado cada minuto” de su vida como educadora.

En reconocimiento a su constante dedicación hacia los niños, y su prestigioso trabajo a lo largo de su carrera, Santiago ha recibido varias distinciones y premios, entre ellos el de Supervisora del Año 2000, por el Distrito 15, además en 1999 fue galardonada con el premio a la Educadora del Año, por el Sunset Lion’s Club y en 2007 fue reconocida con el City Council’s Citation durante el mes de la historia de la mujer.