Dinero para obreros explotados

Se destinará un millón 200 mil dólares, producto de un acuerdo que alcanzó la Contraloría con cuatro compañías que mantenían contratos con la ciudad
Dinero para obreros explotados
Renato, un mexicano que trabajó colocando ladrillos, recomendó a otros explotados no tener miedo a reclamar.
Foto: José A. Rivera / EDLP

Nueva York.- Cientos de miles de dólares están esperando ser reclamados por obreros de la construcción que fueron explotados mientras trabajaban en edificios pertenecientes a la municipalidad, según anunció ayer John Liu, contralor de la ciudad de Nueva York.

La cifra, que asciende a un millón 200 mil dólares, es dinero producto de un acuerdo que alcanzó la Contraloría con cuatro compañías que mantenían contratos con la ciudad. Esto como consecuencia de una investigación que dejó al descubierto que la mayoría de los trabajadores inmigrantes, estaban siendo explotados porque no recibían el salario establecido legalmente.

La investigación giró en torno a contratos entre el Departamento de Preservación de Vivienda y Desarrollo de la ciudad de Nueva York y las firmas constructoras Promanagement Associates, Delcor Associates y JF Contracting, que fueron contratadas por la ciudad para inspeccionar e identificar los edificios que necesitaban reparaciones.

Estas empresas, a su vez, contrataron a la compañía Mascon Restoration, para llevar a cabo los trabajos de demolición, carpintería y albañilería.

“Este arreglo envía un claro mensaje a los contratistas que llevan a cabo obras en los proyectos de la ciudad, que deben pagar los salarios establecidos por la ley”, dijo el contralor Liu.

Los complejos que fueron investigados a finales de 2007 son los ubicados en el 212-214 West de la calle108, 484 de la Avenida Convent, 1801 Avenida Séptima y el 525 West de la calle 134, todos en Manhattan.

Hasta el momento, son sólo tres trabajadores los que recibirán dinero por concepto de salarios atrasados, por lo que Liu exhortó a que más personas que piensen que fueron explotadas, se acerquen a su oficina para reclamar su dinero.

“Alentamos a todos los trabajadores que se desempeñaron en tareas de construcción en los edificios mencionados y que no hayan recibido su salario justo, a que llamen a nuestras oficinas”, manifestó Liu. Aseguró, además, que “nuestro personal no es gente de inmigración y cada caso que se ventile acá será protegido con absoluta confidencialidad.”

Renato, de 39 años y oriundo de Veracruz, México, trabajó desde 2005 hasta 2008, colocando ladrillos para una de las compañías, a donde llegó a laborar por recomendación de otro connacional, trabajando ocho horas diarias y cobrando sólo $60 diarios.

“Yo quiero decirle a otros que, como yo, fueron explotados, que no tengan miedo y que vengan a reclamar el dinero que es suyo”, sostuvo el hispano, padre de dos hijos.

En 2007, la Corte Suprema del Estado determinó que los trabajadores tenían derecho de reclamar salarios no percibidos, cuando han trabajado en la construcción de proyectos públicos, sin importar su estatus migratorio.