Preocupa la Messi-dependencia

Arrollador en lo que va de curso, el argentino Lionel Messi ha marcado más de un tercio de los tantos de su equipo, brillando más que nunca, pero ocultando al mismo tiempo los escasos registros del resto de sus compañeros. De cara al tramo clave del año, el Barça aguarda los goles de sus segundas espadas.
Preocupa la Messi-dependencia
El argentino Lionel Messi, delantero del Barcelona, ha marcado 36 tantos en la Liga, cuando restan 10 partidos para que culmine el torneo español.
Foto: AP / Luca Bruno

Barcelona/EFE – Arrollador en lo que va de curso, el argentino Lionel Messi ha marcado más de un tercio de los tantos de su equipo, brillando más que nunca, pero ocultando al mismo tiempo los escasos registros del resto de sus compañeros. De cara al tramo clave del año, el Barça aguarda los goles de sus segundas espadas.

Sufren los azulgranas este curso para resquebrajar defensas enquistadas o rematar partidos que dominan. Colgados de la magia de Messi, prestidigitador en todas las facetas, el delantero aglutina 22 asistencias y 58 goles de los 157 de su equipo, con 10 partidos por delante, y uno más si llega a la final de Munich.

Pero la tiranía del gol impuesta por ‘La Pulga’ ha ocultado una cifra reveladora, quizás una de las razones que explican las dificultades del Barça en determinados partidos. Esos mismos problemas que le sitúan seis puntos detrás del Real Madrid.

Disputadas 31 jornadas de Liga, Cristiano Ronaldo (37 goles) y Messi (36) protagonizan una lucha inhumana por el ‘pichichi’. Pero es en los actores secundarios donde podría estar la clave para conquistar el título. El factor diferencial que conduzca al alirón.

Al analizar la tabla general de goleadores, el argentino Gonzalo Higuaín (20 goles) aparece en el tercer puesto, mientras que el francés Karim Benzema (17) está en el quinto lugar.

Para encontrar otro azulgrana además de Messi hay que buscar más abajo. Xavi (10) es décimosegundo, seguido de Cesc (9) y Alexis (8). El siguiente es Villa (5), lesionado desde diciembre.

Entre los cuatro azulgranas suman 32 goles, cifra que ni siquiera iguala los 36 de Messi. Algo que sí ocurre en el Madrid, donde sólo la dupla Benzema-Higuaín ya equilibra los 37 de Ronaldo.

Más contrasta la estadística al examinar las temporadas anteriores. En el pasado curso, por estas mismas fechas, Cristiano y Messi empataban a 29 tantos, pero sus escuderos eran otro cantar. Mientras los tres mejores anotadores azulgranas por detrás del máximo goleador de la plantilla suman hoy 27 goles, en los tres primeros años de Guardiola se situaban en 37, 29 y 41 goles.

En el curso 2010-2011, Villa (17), Pedro (13) e Iniesta (7) aparecían entre los 20 mejores goleadores en esta jornada. Mucho mejor que los madridistas Benzema (10) e Higuaín (7).

Y en la temporada 2009-2010, más de lo mismo. En el mes de abril, a los 27 goles de Messi se añadían 15 de Ibrahimovic, 8 de Pedro y 6 de Keita como destacados anotadores. Exactamente un año antes, Eto’o (26) lideraba los mejores registros de la plantilla, seguido del trío formado por Messi (20), Henry (16) y Xavi (5).

Hoy el Barça se agarra a Messi, inspirado hasta lo inimaginable, protagonista de una quinta parte de las acciones ofensivas en Liga (159 de 507 remates), a la espera de que el resto de atacantes se reconcilien con las musas. Sin los lesionados de larga duración (Villa y Afellay), el Camp Nou aguarda los zarpazos de Pedro y Alexis.

El tinerfeño, cuyo don era estar en el lugar y el momento indicado en la cita con el gol, se convirtió en el 2009 en el único jugador en marcar en seis competiciones oficiales. En los anteriores cursos rondó 22 o 23 goles en total. Hoy suma siete, lastrado por lesiones que le han restado regularidad y presencia como titular.

El chileno Alexis ha convencido a la afición, ha absorbido el idioma Barça y se entiende bien con Messi. Pero en la cara oculta se esconden los problemas musculares y la pobre efectividad goleadora, un promedio de 0,35 (11 goles en 31 partidos oficiales).

Eso ha dado más presencia goleadora a centrocampistas como Xavi o Cesc, así como a canteranos como Tello (3 goles) y Cuenca (2). Y, claro está, a Messi. En el global de la eliminatoria ante el Milan, marcó dos de los tres tantos y monopolizó 8 de 13 remates a puerta.

Entretanto, el Camp Nou celebra el momento álgido de su estrella, sin llegar a saber si ha sido el despegue de Messi lo que ha eclipsado al resto o, si al contrario, son los exiguos registros de sus compañeros los que han obligado a Leo a echarse el equipo a la espalda como nunca. Es la bendita y maldita ‘Messidependencia’.