La Bundesliga sigue abierta

Berlín/EFE – El líder del torneo alemán, el Borussia Dortmund, y su más inmediato perseguidor, el Bayern Munich, ganaron ayer sus partidos ante el Wolfsburgo y el Augsburgo respectivamente, con lo que mantuvieron abierta la lucha por la ensaladera.

Una cita probablemente decisiva se da la próxima semana cuando el Dortmund recibirá al Bayern, que está tres puntos por debajo pero con mejor diferencia de goles y con una victoria podría apoderarse del liderato.

El Dortmund derrotó al Wolfsburgo a domicilio 3-1, con dos goles del polaco Robert Lewandowski y uno de Ilikay Gündogan. Lewandowski abrió el marcador en el minuto 22 con un remate dentro del área pequeña aprovechando un centro del croata Ivan Perisic.

Luego, en el 49, Gündogan hizo el segundo con lo que el partido parecía sentenciado. Sin embargo, el Wolfsburgo logró el descuento, con un remate de cabeza de Mario Mandzukik en el 62, lo que le puso tensión a la última parte del partido hasta que Lewandowski en un contragolpe hizo el tercero del Dortmund en el último minuto, liquidando el partido.

El Bayern, rival del Real Madrid en la semifinal de la Liga de Campeones, empezó en plan arrasador y abrió el marcador a escasos veinte segundos del pitazo inicial por intermedio de Mario Gómez que necesitó dos remates para derrotar al meta Simon Jentzsch después de recibir un gran pase del francés Franck Ribery.

El gol tempranero del Bayern hacía temer lo peor para el Augsburgo, pero los dirigidos por Jupp Heynckes empezaron a jugar a media máquina lo que terminó siendo castigado con el empate parcial logrado por Koo al minuto 23.

En la segunda parte, el Bayern salió en busca de la victoria, que consiguió con el segundo gol de Gómez en el minuto 60 a centro del holandés Arjen Robben.

El Stuttgart, a su vez, goleó 4-1 al Maguncia, un resultado importante en la lucha por las casillas que abren las puertas de la Europa League, en la que el Werder Bremen se dejó puntos al empatar con el Colonia a un gol.

El Kaiserslautern tiene que empezar a hacer planes para la segunda Bundesliga tras caer ayer en casa 2-1 ante el Hoffenheim. El descenso no está sellado todavía pero es improbable que en las cinco jornadas restantes los diablos rojos logren descontar los nueve puntos que lo separan de la permanencia.

En el otro partido de ayer, el Friburgo y el Núremberg empataron a dos goles.