Segunda lección talmúdica

Premisa: ¿Debe la policía arrestar a un hombre blanco acusado de matar a un adolescente negro al que aparentemente confundió con un truhán en un sitio donde impera una ley que permite el uso de un arma de fuego en casos de defensa propia?

Opinión [1]: Si los detalles del crimen obtenibles por la policía sugieren al uso del arma en “defensa propia”, la policía carece de una base convincente para el arresto. Ese entonces no es recomendable

Opinión [2]: ¿Por qué establecer en la premisa que la víctima es negra y el victimario blanco? Tales perfiles añaden un contexto racial al crimen. Si el cuerpo policial del lugar es predominantemente blanco, la justicia podría ser atacada como imparcial, favoreciendo a un grupo étnico y no a otro. Con el objeto de evitar un posible desbalance, la policía debe probar que el crimen fue en legítima defensa y no causado por un motivo racial.

Opinión [1]: En un hábitat multiétnico, “blanco” y “negro” no son categorías basadas exclusivamente en la biología sino también en la cultura. ¿Qué quiere decir “un hombre blanco”? No hay árbol genealógico que sea estrictamente lineal. Todos, o casi todos, los pasados familiares incluyen mezcla racial. De ahí que blanco no sea blanco ni negro negro. ¿Es factible que “un hombre blanco” puede ser un mulato de tez clara, es decir, un individuo cuyos ancestros son latinos, negros? Hay además que agregar el atributo religioso: ¿es “un hombre blanco” una característica de una persona judía y “un adolescente negro” de una musulmana? Estas descripciones dependen de generalizaciones peligrosas. Ni los atributos raciales ni los religiosos deben tomarse en cuenta.

Opinión [2]: Opinión [1] entiende la ley en un vacío, no en un contexto específico. Toda acción humana se caracteriza por las percepciones que sus participantes invierten en ella. Las diferencias étnicas son consecuentes. “Un hombre blanco”, en esencia, nunca describe a una persona cualquiera, igual que el adjetivo negro en “un adolescente negro” en este caso cualifica a la víctima de manera específica. Si bien la pureza étnica es improbable, la autosugestión juega un papel clave. “Un hombre blanco” es una persona que es percibida por el prójimo como blanco y quizás también por sí misma en lo que respecta a su identidad pública y no a su identidad doméstica.

Opinión [1]: El prójimo puede percibir “un adolescente negro” como negro aunque la verificación de dicha identidad en realidad es imposible a razón de su muerte. En todo caso, ¿qué significa en “defensa propia”? ¿Cuáles son los límites de dicha acción? Cualquier acción que involucra una rencilla entre dos individuos conlleva un posible acto de auto-defensa. De ahí que sea importante esclarecer el grado de violencia original porque el gobierno corre el riesgo de justificar actos cuyas consecuencias podrían prevenirse.

Opinión [2]: El único cuerpo legal dotado de la capacidad de prevenir un asesinato es la policía. La “defensa propia” entre los ciudadanos es una acción de parámetros morales demasiado amplios para ser aceptables. De otra forma, un núcleo de individuos negros podría usar el asesinato de un adolescente negro por un hombree blanco como una excusa para ejecutar una revancha que sea presentada como una defensa legítima.