Ataque fue por venganza

TULSA, Oklahoma/AP – Dos hombres fueron arrestados el domingo en un tiroteo que dejó tres muertos y aterrorizó a la comunidad negra de Tulsa, y según la policía uno de los sospechosos al parecer trataba de vengar la muerte de su padre hace dos años a manos de un hombre de raza negra.

La policía identificó a ambos sospechosos como blancos, mientras que las cinco víctimas del ataque de la madrugada del viernes eran negros.

Luego de una denuncia anónima y con un helicóptero como respaldo, la policía arrestó a Jake England, de 19 años, y Alvin Watts, de 32 años, alrededor de las 2 de la mañana del domingo en una casa en Turley, justo al norte de Tulsa. Ambos hombres compartían un departamento y los agentes fueron a su casa, los siguieron varias cuadras a otra casa donde fueron detenidos sin incidentes, dijo la policía.

La policía y el FBI dijeron que es muy pronto para decir si los ataques en el norte de Tulsa son de carácter racial.

Un portavoz de la policía dijo que los investigadores consideran muchos motivos posibles pero basados en publicaciones en Facebook, la venganza parece ser un factor importante.