Arrestan a hispanos por extorsión a centros nocturnos

Cinco inspectores, incluido el inspector jefe de Miami Beach, y dos bomberos podrían ser condenados a veinte años de prisión
Sigue a El Diario NY en Facebook

Miami.- Siete personas del sur del estado de Florida, entre ellas varios hispanos, fueron arrestadas y acusadas de extorsión a centros nocturnos de Miami Beach, informó hoy la Fiscalía Federal del distrito sur de Florida.

Entre los detenidos se encuentran cinco inspectores, incluido el inspector jefe de Miami Beach, y dos bomberos, que han sido acusados de conspiración para cometer extorsión. De ser declarados culpables pueden ser condenados a un máximo de veinte años de cárcel.

“Cuando los funcionarios hacen un mal uso de sus cargos y abusan del poder para llenar sus bolsillos y satisfacer su avaricia, erosionan la confianza del público en un eficiente y buen Gobierno. Insto a las víctimas a que denuncien los chantajes de este tipo y nos ayuden a destapar las corruptelas tras bastidores”, dijo el fiscal federal Wifredo Ferrer.

Según la acusación, en junio de 2011 José L. Alberto, el jefe inspector, solicitó dinero en efectivo al propietario de un centro nocturno a cambio de no imponerle un multa de entre 20.000 y 30.000 dólares por la violación de una norma.

Cuando el dueño preguntó que si no había otra opción porque carecía de dinero, el acusado le dijo que no aceptaría menos de 3,000 dólares en efectivo para evitar la multa, siempre de acuerdo con la información manejada por la Fiscalía.

El dueño del club notificó el caso a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), que asignó a un agente encubierto que fingió ser el administrador del local y junto con el propietario hizo varios pagos de dinero en efectivo a Alberto y otros acusados.

En este caso también fueron detenidos y acusados los inspectores Willie E. Grant, Orlando E. González, Ramón D. Vasallo, Vicente L. Santiesteban y los bomberos Henry L. Bryant y Chai D. Footman, dijeron los fiscales.

En un caso paralelo Bryant fue acusado hoy junto con el policía del condado de Miami-Dade, Daniel L. Mack, de conspirar para poseer droga con intento de distribución.

La investigación determinó que en diciembre pasado, Bryant y un agente encubierto discutieron la posibilidad de reclutar a policías para suministrar protección a la movilización de drogas desde un centro nocturno de Miami Beach hacia varios lugares en Miami-Dade.

Después de alcanzar un acuerdo con el agente encubierto, la fiscalía informó que Bryant transportó lo que creía era cocaína.

El acusado transportó en dos ocasiones un total de 19 kilogramos de droga falsa y lo hizo escoltado por un patrullero de la policía presuntamente asignado por Mack. En esas dos transacciones, el agente encubierto pagó a los acusados 25.000 dólares en efectivo.

De ser declarados culpables, ambos pueden ser condenados a cadena perpetua. EFE