Caso de Ozzie abre heridas

Ozzie Guillén aprendió que, por más que la comunidad cubana de Miami se haya ido moderando con el paso de los años, el desprecio por Fidel Castro sigue intacto, sobre todo entre los sectores más estridentes del exilio.

Guía de Regalos

Caso de Ozzie abre heridas
El presidente de los Marlins, David Samson (izq.), escucha al piloto del equipo de Miami, el venezolano Ozzie Guillén, excusarse públicamente por elogiar a Fidel Castro, durante una concurrida conferencia de prensa.
Foto: AP

MIAMI/AP – Ozzie Guillén aprendió que, por más que la comunidad cubana de Miami se haya ido moderando con el paso de los años, el desprecio por Fidel Castro sigue intacto, sobre todo entre los sectores más estridentes del exilio.

La demografía del exilio cubano ha cambiado y el apoyo al embargo estadounidense a la isla ya no es unánime, por ejemplo. Cada vez más cubanos que llegan al sur de Florida estos días lo hacen por razones económicas. Y los cubano-estadounidenses más jóvenes tienden a ser más tolerantes que sus padres con Castro y su hermano Raúl.

Sin embargo, el anticastrismo visceral sigue vigente y se hace notar cuando lo provocan.

“A pesar de que hay una gama de opiniones, solo un sector se moviliza para hablar”, indicó José Gabilondo, un cubano que es profesor de derecho en la Universidad Internacional de Florida. “Son en cierto sentido los remanentes del viejo sector hegemónico”.

Para ese sector los elogios a Fidel Castro son algo intolerable.

“Este comentario irrespetuoso fue como echar sal a una herida abierta”, dijo Mauricio Claver-Carone, un abogado cubano-estadounidense y defensor de los derechos humanos en Washington. “Ni siquiera es una herida histórica. Es una herida viva en una comunidad compuesta de víctimas de la dictadura”.

Según la revista Time, Gullén, de 48 años y mánager de los Marlins de Miami, dijo “me encanta Fidel Castro”. En una entrevista en inglés, el venezolano dijo al reportero que respetaba a Castro por mantenerse en el poder más de cinco décadas, a pesar de que tanta gente haya querido matarlo.

En una conferencia de prensa, Guillén ofreció disculpas el martes y aseguró que no quiere ni admira a Castro. Indicó que sus palabras fueron malinterpretadas “Time se apega a lo publicado” y que no pudo transmitir en inglés lo que pensó en español, pero asumió la completa responsabilidad por lo que describió como el mayor error de su vida.

Los Marlins suspendieron a Guillén cinco partidos por sus comentarios.

Afuera del nuevo estadio de los Marlins en la Pequeña Habana, unas 100 personas protestaron y demandaron su renuncia. Antes, Francis Suárez, comisionado de la ciudad de Miami, dijo que Guillén debería ser despedido, y Joe Martínez, presidente de los comisionados en el condado de Miami-Dade, pidió su renuncia.

Fue el tipo de reacción que se podía esperar en el pasado, pero que sorprende un poco en el presente.

Cuando la salsa cubana y la banda Los Van Van se presentaron en Miami en 1999, más de 4.000 personas se manifestaron y lanzaron basura a quienes acudieron. Pero los puntos de vista políticos del exilio cubano ha cambiado.