Por todo lo alto el estreno local

Por todo lo alto el estreno local
El retirado receptor boricua de los Yankees Jorge Posada al momento de efectuar ayer el lance de honor.
Foto: AP / Kathy Willens

NUEVA YORK – Mejor debut en casa no podían tener los Yankees de Nueva York, que ayer blanquearon 5-0 a los Angelinos en el primer juego de la serie de tres, ante un lleno total.

Con un Alex Rodríguez inspirado y una buena labor monticular del abridor japonés Hiroki Kuroda, los Yankees tomaron el comando del juego en el mismo primer inning.

Con dos outs, A-Rod conectó su primer hit, un sencillo entre el jardín izquierdo y central. Las cosas se complicaron para Ervin Santana, el abridor de Los Angeles, que de inmediato caminó al segunda base dominicano Robinson Canó y al inicialista Mark Teixeira, algo que el jardinero Nick Swisher hizo pagar, al conectar un doble cerca del bullpen de los Yankees, para limpiar las bases y poner a su equipo arriba 3-0.

La situación parecía empeorarse para Santana (0-2, 7.71 ERA) en el segundo episodio, al permitir sencillo al receptor Russell Martin, quien avanzó a segunda en una bola pasada y de inmediato ancló en tercera. Sin embargo, el abridor dominicano saldría de aprietos al poner out a Brett Gardner cuando lo pescó lejos de primera; luego indujo a una rola a Derek Jeter y terminó ponchando a Curtis Granderson.

Al abrir el tercer acto, en el primer lanzamiento, Rodríguez la sacó del parque, por el jardín central. Fue el primer vuelacercas de la temporada para el antesalista neoyorquino y el No. 630 de su carrera, igualando a Ken Griffey Jr. en el quinto lugar de la lista de jonroneros de las Grandes Ligas de todos los tiempos.

Ayer Granderson conectó su segundo jonrón de la temporada, con la cuenta 2-1 y un out en el quinto inning, para el 5-0 definitivo a favor de los Yankees. Fue el segundo batazo de cuatro esquinas solitario que permitió Santana.

Mientras que Kuroda (1-1, 2.63 ERA) en su debut en Yankee Stadium se metió en el bolsillo a la fanaticada, que lo ovacionó cuando el manager Joe Girardi lo relevó en el noveno, luego que Abreu abriera el inning con un sencillo. El derecho nipón hizo 109 lanzamientos, 71 para strike, permitió cinco incogibles, caminó a dos y ponchó a seis para apuntarse su primera victoria del 2012.

David Robertson sacó los tres últimos outs, terminando el juego en 2h33, ante la presencia de 49,386 aficionados.

Santana cargó con la derrota, al permitir cinco carreras en seis hits, incluyendo los dos jonrones solitarios; caminó a tres y ponchó a cinco, en seis entradas de labor, con 100 lanzamientos, 55 para strike.

Tras ser barridos por los Rays en su primera serie de la campaña, los Yankees han ganado cuatro juegos al hilo.

Hoy, a partir de la 1:05 p.m. (Tv: FOX) se reanuda la serie, con el derecho Phil Hughes (0-1, 3.86 ERA ) como el abridor de los Yankees, contra el zurdo C.J. Wilson (1-0, 1.29).

UN DIA ESPECIAL. En la conferencia de prensa posterior, A-Rod indicó que se siente honrado de haber igualado en la lista de jonrones a Griffey Jr., su ex compañero en los Marineros de Seattle. Ahora, el hijo de padres dominicanos nacido en el Alto Manhattan, sólo es superado en la lista de jonroneros de todos los tiempos por Barry Bonds (762), Hank Aaron (755), Babe Ruth (714) y Willie Mays (660).

“Fue un buen comienzo en casa”, manifestó el tercera base de los Yankees. “De verdad fue un día muy especial, muy lindo, ganamos”, agregó.

Asimismo, calificó de “maravilloso” tener a Jorge Posada realizando el lanzamiento de honor.

Posada, que una vez más recibió el cariño de la afición, indicó que “fue emocionante que Mariano (Rivera) fuera el receptor (del lanzamiento simbólico), pero tener a mi papá allí fue un poquito más importante. Yo no estaría aquí, no hubiera tenido la carrera que tuve, si no hubiera sido por él. Quería compartir este momento con él”, destacó el ex catcher puertorriqueño.