Rachel Rosales:’El Requiem de Verdi me transporta a mi niñez’

Rachel Rosales asegura que Nueva York es una ciudad donde por todas partes hay oportunidades de ser exitoso.
Rachel Rosales asegura que Nueva York es una ciudad donde por todas partes hay oportunidades de ser exitoso.
Foto: Cortesia

Manhattan – Rachel Rosales llena con su voz cada espacio de la iglesia San Ignacio de Loyola, en Manhattan. La soprano de 53 años y con sangre mexicana es una de las voces sublimes del coro del templo de la avenida Park, capaz de excitar hasta las lágrimas cuando interpreta el Ave María.

Nacida en Phoenix, Arizona, Rosales pulió su alma de artista coral y de ópera desde muy pequeña. Su padre mexicano y su madre estadounidenses eran, como ella, cantantes de música sacra y clásica; y sus abuelos se conocieron en la Escuela de Bellas Artes de Guadalajara.

Aunque en la secundaria soñaba con ser médico, su destino estaba escrito en sus venas. Lo que confirmó cuando fue estrella de la New York City Opera (NYCO) entre 1985 y 1992. Y este 26 de abril será la solista en la presentación de la Oratorio Society of New York en el Carnegie Hall.

– ¿ Cuándo descubrió su vocación?

Siempre canté y tocaba la viola y el piano, pero descubrí mi carrera en un festival musical en secundaria.

– ¿Dónde estudió?

Me gradué en Arizona State University y me mudé en Nueva York en 1982 para hacer mi master en ópera y voz en The Juilliard School.

– Además de soprano es profesora de canto en las universidades Vassar y Bennington en Vermont. ¿Cuál es el secreto de una voz perfecta?

Para aprender a cantar hay que saber escuchar, a proyectar tu voz y respirar adecuadamente para que nada parezca forzado.

– ¿Hay alguna canción que la inspire?

El Requiem de Verdi. Me transporta a mi niñez, cuando mis padres esuchaban a la soprano Leontyne Price. Su voz la escucho en mis oídos cuando canto.

– ¿Qué siente cuando canta?

Soy como una actriz que busca sentir profundamente lo que quiso decir el compositor para transmitírselo al público.

¿Qué es para usted su voz?

_ Es más que mi alma, es una bendición. Si no canto me muero.

¿Qué le gusta de vivir en Nueva York?

Es la meca de las artes. Por todas partes hay oportunidades de ser exitoso. Eso nunca se siente en Arizona.

– ¿Qué hace en su tiempo libre?

Me gusta mucho viajar, bordar y tejer con ganchillo como lo hacía mi abuela.

– ¿Aprendió español en casa?

Soy la única de mis hermanos que lo habla. Lo había perdido al salir de secundaria, pero ahora todos mis vecinos son hispanos y tengo familiares que no hablan inglés.

– ¿Dónde vive?

En Washington Heights con mis tres gatos, que son como mis hijos.

– ¿Le gusta?

Es muy tranquilo, a menos que ganen los Yankees.