Tensión por la suerte de Teo Gutiérrez en el Racing

Buenos Aires/EFE – Claudio Ubeda, ayudante del entrenador Alfio Basile, dejó ayer en suspenso la continuidad del exseleccionador argentino en el banco de Racing pero garantizó que si de él dependiera el delantero colombiano Teófilo Gutiérrez “no juega más” en la entidad de Avellaneda.

“Si yo tuviese que tomar una decisión, conmigo ‘Teo’ no juega más”, declaró Ubeda, aunque matizó que “es una opinión personal porque el club está por encima de todos”.

Ningún directivo de ‘la Academia’ ha hecho un pronunciamiento oficial sobre el futuro del técnico Alfio ‘el Coco’ Basile y el polémico jugador ‘Teo’ Gutiérrez.

“Fue una situación que debería haber pasado seis meses atrás pero el detonante fue el resultado de ayer. No es la primera vez que se agarraron a trompadas en un vestuario , pero fue algo desagradable, nunca me pasó en mi carrera algo así”, subrayó

El asistente de Basile se refirió así a la gresca que Gutiérrez protagonizó en el vestuario del Racing con el capitán y guardameta, Sebastián Saja y, al parecer, el jugador Lucal Aveldaño, que le recriminaron al colombiano por la expulsión que sufrió durante el clásico de Avellaneda que perdieron el sábado por 4-1 ante el Independiente.

“Si no se toma una medida drástica, quedás mal con el resto del plantel, por más que sea un gran jugador (por Gutiérrez), hay que predicar con el ejemplo con los demás”, manifestó.

Ubeda no ofreció mayores pistas sobre la suerte de Basile, que diez días atrás anunció que renunciaría si sus dirigidos no ganaban.

“Basile es la cabeza del grupo y tomará la decisión final”, apostilló.

Según las versiones periodísticas, Saja y Aveldaño increparon duramente al colombiano Gutiérrez y llegaron hasta los golpes. Su compatriota, Giovanni Moreno recibió un puñetazo al intentar separar a sus compañeros y al final, el plantel de Racing decidió que ‘Teo’ no regresaría con ellos en el autobús.

El goleador colombiano se marchó del estadio donde cayó goleado su equipo en un taxi, como lo muestran imágenes de la televisió local.

Los antecedentes del colombiano desde su llegada a Racing en 2011 muestran varios casos de conflicto, que van desde las cuatro expulsiones sufridas en 46 partidos jugados, pasando por sus retrasos tras irse a Barranquilla.