Réquiem para Du Bouchet

Según informó EFE, el disidente cubano y periodista Albert Santiago Du Bouchet Hernández se suicidó el miércoles 4 de abril en Las Palmas de Gran Canaria, España. Ana Iris, su ex compañera sentimental, confirmó que Du Bouchet llegó con ella y sus dos hijos el 8 de abril de 2011. Du Bouchet fue uno de los expresos políticos cubanos que llegaron exiliados a España entre julio de 2010 y abril de 2011 con un programa de acogida por un período máximo de año y medio.

El que un disidente cubano se suicide por la tristeza de no encontrar trabajo en tierras de libertad, es una vergüenza para el exilio cubano.

Los cubanos en el exilio constantemente azuzan a los disidentes en la isla para que se arriesguen en actos contra el régimen que ellos mismos son incapaces de hacer.

Estos politólogos de pacotilla son los que ahora tienen el valor de criticar al gobierno español y alimentan protestas para que sigan manteniendo a los disidentes cubanos, aun cuando España está pasando por una difícil situación económica. ¿Por qué estos politólogos cubanos no le ayudaron? Vergüenza deben sentir ante la muerte de cualquier disidente cubano que desesperado se quita la vida. ¿Cuántas veces se habrá arrepentido Du Bouchet de dejar su patria?

En el exilio las organizaciones han recibido millones de dólares de la USAID y otras organizaciones para “fomentar la democracia” en Cuba. Al mismo tiempo, los disidentes reciben migajas. Se dejan arengar con las constantes llamadas desde Miami, al punto de arriesgar sus vidas o de eventualmente salir de Cuba con falsas promesas. ¿Para qué? Una vez lo exprimen, les abandonan a su suerte. Sólo se salvan aquellos que están dispuestos a seguir sus órdenes.

Hoy siento desprecio por los ególatras que humillan a los que con dignidad expresan su propio criterio. Albert Santiago Du Bouchet no merecía morir, como tampoco los que han muerto cruzando el estrecho de la Florida o los que mueren en huelga de hambre. Los cubanos están desesperados porque no encuentran una salida viable a su situación, sea que estén a favor o en contra del régimen.