Llueven quejas contra tienda de celulares

Teléfonos que no funcionan, pagos que no llegan a las compañías, planes falsos...
Llueven quejas contra tienda de celulares
Jacqueline Guílamo, una de las víctimas de Cellular 181.

Alto Manhattan – La tienda de venta de teléfonos móviles Cellular 181, del Alto Manhattan, recibe tantos reclamos de clientes, que parece más una oficina de quejas, denunciaron clientes y trabajadores del área.

Cellular 181 está localizada en el 542 West de la Calle 181, en Washington Heights.

“No hay día en que no entren a nuestra agencia de 10 a 20 clientes con quejas contra Celular 181, y la más abundante es por pagos al servicio de celular que nunca llegan a las compañías como Boost, Clear, T-Mobile, y AT&T”, dijo Lissy Santana, de la agencia La Nacional, situada al lado de Cellular 181.

Santana reveló que entre la encargada de Cellular 181 y los clientes se han armados disputas tan fuertes que la policía ha tenido que intervenir.

“Muchos se quejan de que Cellular 181 cobra y no da el servicio que promete”, dijo Santana. “Otros se quejan de que les venden teléfonos que no funcionan”, indicó.

Uno de los clientes de Cellular 181 es la activista comunitaria Jacqueline Guílamo, quien dijo que pagó $150 por un celular Samsung que nunca funcionó.

“Compré el celular el 9 de abril y fui al otro día con el teléfono dañado y la encargada lo único que hizo fue cambiarle la batería, y me dijo que ella ya no podía hacer nada más, que yo tenía que enviar el teléfono a la compañía por mi cuenta”, dijo Guílamo.

“Le mostré el recibo y le leí la parte donde dice que el cliente tiene siete días de garantía, y ella lo que hizo fue echarme”, señaló.

Guílamo dijo que su teléfono es su medio de trabajo y que en ese momento tenía un compromiso muy grande y por culpa de esa tienda se quedó sin celular.

“Me siento estafada por esta tienda y haré todo lo posible para que esto no le ocurra a nadie más”, dijo Guílamo.

Empleados de Astral Mart Plaza, adyacente a la tienda de celulares, dijeron que la policía se presenta varias veces a la semana en Cellular 181 por problemas con sus clientes.

“Ayer incluso había una señora regando volantes que pedían a la gente no usar los servicios de Cellular 181, porque a ella la habían estafado vendiéndole un celular descompuesto”, dijo un empleado Astral que prefirió el anonimato.

Evelyz Rodríguez, de la tienda de celulares Sprint cercana, dijo que de 20 a 35 personas van a su oficina todas las semanas a que le resuelvan problemas de servicios creados por Cellular 181.

Los vecinos de la tienda dijeron la tienda no tiene horario, puede abrir a las 10 a.m. como a las 3 p.m.

Una encargada de la tienda Cellular 181 que se identificó como Jessica dijo que la tienda no comentará sobre la denuncia. “Si alguien tiene una queja, que llame al Departamento de Proteccion al Consumidor”, dijo.

La oficina del concejal de la zona, Ydanis Rodriguez, dijo que sólo han recibido una queja de esta tienda y que hablaron con el Departamento de Protección y la agencia prometió enviar a un inspector.