Falsos cirujanos ante la justicia

Sin tener licencia realizaron liposucciones y otras intervenciones a mujeres

Falsos cirujanos  ante la justicia
Según consta en el expediente del caso, en este sitio las pacientes operadas por los falsos cirujanos acudían para recibir unos masajes postoperatorios.
Foto: Fiscalía General

Nueva York.- Dos colombianos fueron acusados ayer por realizar –sin tener licencia- procedimientos de cirugía plástica a varias mujeres, algunas de las cuales fueron desfiguradas de forma permanente.

La fiscalía identificó a los acusados como Carlos Arango y William Ordóñez, quienes no tienen licencia de médico en los estados de Nueva York o Connecticut -donde realizaron las intervenciones- y su compatriota Marlon Castillo, quien sí es médico con licencia para la práctica en Nueva York, Connecticut y California, pero no está certificado como cirujano plástico.

Castillo y Arango fueron procesados ayer en la Corte Criminal del Condado de Queens ante la jueza Lenora Gerald e instruidos de cargos de práctica ilegal de una profesión, esquema para defraudar y agresión, anunció el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman.

La jueza les impuso una fianza a cada uno de $100,000 que no pagaron por lo que permanecen en prisión, y les ordenó además entregar sus pasaportes. Castillo fue arrestado el jueves pasado en Stamford, Connecticut y Arango fue detenido el pasado miércoles en Palm Beach, Florida. Ambos decidieron renunciar al proceso de extradición y retornaron a Nueva York para hacer frente a la justicia.

Ordóñez, acusado en ausencia, permanece fugitivo de las autoridades.

“La realización de cirugías sin licencia es un delito muy grave en Nueva York, y nos aseguraremos de que los autores de estas acciones horribles sean llevados ante la justicia”, manifestó Schneiderman.

Las pacientes afectadas se sometieron a cirugías estéticas aproximadamente entre abril de 2011 y octubre de 2011.

Según el expediente, los acusados reclutaban mujeres que acudían al local ‘Bellísima Full Service Spa’, ubicado en la calle 51 -03 de la calle 108 en Corona, Queens. Arango y Ordóñez se hacían pasar como médicos, aunque ninguno poseía licencia válida.

Los falsos cirujanos recomendaban a las pacientes a someterse a una cirugía en Nueva York o en Connecticut. Según denuncias realizaban liposucción y la transferencia de grasa en los glúteos en las mujeres, mientras que Castillo periódicamente entraba y salía de la habitación. Además, se alega que los acusados realizaron estos procedimientos quirúrgicos sin anestesia general.

La acusación señala además que Arango y Ordóñez realizaron dos procedimientos en OnShape Medical Spa, en Stamford, Connecticut y otro en Riosa Surgical Spa, en Manhattan.

“Arango y Ordóñez no tienen licencia de médicos, enfermería ni de ayudantes de médicos en Nueva York o Connecticut, y por lo tanto, tienen prohibido realizar estos procedimientos médicos”, sostuvo el fiscal general Eric Schneiderman.

La demanda alega que después de sus cirugías, los pacientes acudían a recibir ‘masajes’ tipo postoperatorio en Bellísima Spa en Queens. Los pacientes operados por Ordóñez y Arango, reportaron dolor y malestar y, en algunos casos, desfiguración permanente.

De ser encontrados culpables, cada acusado enfrenta hasta siete años de prisión.