‘Hay que Pararla antes de que sea demasiado tarde’

Sigue a El Diario NY en Facebook

Parar la ley antiinmigrante SB1070, antes de que sea demasiado tarde, es lo que motivo que la organización pro derechos civiles American Civil Liberties Union of Southern California (ACLU) convocara ayer a cientos de estudiantes del East Los Ángeles College, para poner su firma en la campaña de petición Estamos Unidos.

Esta recorrerá el país en una caravana que concluirá el 25 de abril en Washington, cuando el Congreso federal de los Estados decida si esta ley, implementada en el estado de Arizona, es inconstitucional o no.

“La Corte Suprema va a comenzar con los argumentos sobre la legalidad de la SB1070 ese día y lo que está en juego es saber si va a decretar si cualquier estado tiene la autoridad de darle permiso a sus oficiales de policía de parar a cualquier persona en la calle para pedirles sus documentos legales”, dijo a La Opinión Héctor Villagra, director ejecutivo de ACLU del sur de California.

“Así que hay mucho en juego en estos días”, resaltó Villagra, quien lideró esta campaña que inció ayer en San Francisco, Los Ángeles y San Diego, y que continuará en varios estados del país, concluyendo el 1 de mayo en Carolina del Sur.

“Existe una gran posibilidad de que de ser declarada constitucional, otras leyes como la de Arizona se apliquen en otros estados, incluyendo California”, sostuvo el director de ACLU e indicó que de ser así esto sería mucho peor que la misma Propuesta 187 de 1994.

“Si se aprueba la 1070 en la Corte Suprema, yo tendría mucho miedo de que se pueda pasar una ley similar aquí en California”, enfatizó.

Convencidos de este argumento, cientos de jóvenes firmaron la petición, como lo hizo Jennifer Hernández, quien dijo sentirse muy motivada a apoyar esta campaña, ya que ella misma es una víctima de las leyes y el ambiente anti inmigrante en este país.

“Yo lucho todos los días por ser indocumentada al no tener las mismas oportunidades de obtener un trabajo o de obtener ayuda para pagar mi educación”, compartió Hernández, de origen mexicano. “Lo único que queremos es eso, poder tener la oportunidad de una vida mejor”, añadió la estudiante de segundo año de la carrera de Desarrollo Infantil, quien como cerca de otros 12 millones de inmigrantes indocumentados espera participar en varias movilizaciones el próximo 1 de mayo para exigir una reforma migratoria.