A un año de la operación contra Bin Laden

Muerte de líder de Al Qaeda marcó las relaciones entre Pakistán y EEUU

A un año de la operación contra  Bin Laden
Palestinos se manifiestan contra la muertede Osama bin Laden, durante una protesta en Gaza tras conocerse la noticia de la muerte del líder del Al Qaeda.
Foto: EFE

Islamabad/EFE – La muerte, hace un año, del líder de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, a manos de un comando estadounidense sumió las relaciones entre EEUU y Pakistán en uno de sus momentos más bajos y ahondó en la crisis institucional que sufre el único país islámico con armas atómicas.

El líder de Al Qaeda se escondía en una finca de la ciudad de Abbottabad, a unas tres horas en auto de la capital paquistaní, Islamabad, y allí fue sorprendido por 23 miembros de la unidad de elite de la Marina de EE.UU. Navy SEALs que entraron desde Afganistán en dos helicópteros sin ser detectados por los radares paquistaníes.

En una operación que tuvo en vilo a la cúpula política y militar de Washington, los comandos dieron muerte a Bin Laden y, de acuerdo con la versión oficial, arrojaron su cadáver al mar.

La jugada, realizada con mucha precisión, dejó en total fuera de juego al aparato de seguridad paquistaní, que reaccionó airado por la falta de confianza de sus homólogos estadounidenses.

Por su parte, las suspicacias de Washington hacia su supuesto aliado aumentaron al saberse que Bin Laden vivió durante años a un centenar de kilómetros de Islamabad y a tiro de piedra de la principal academia de cadetes del Ejército de Pakistán.

“Las relaciones entre Washington e Islamabad nunca volverán a ser iguales y aunque ambas partes están en proceso de revisión no podrán volver adonde estaban hace un año”, dijo Amina Khan, del “think tank” paquistaní Instituto de Estudios Estratégicos.

“Pakistán se sintió atacado en su soberanía y ese incidente elevó la tensión con EEUU como pocas veces antes”, manifestó la responsable del International Crisis Group en Pakistán, Samina Ahmed.

Ambas analistas coinciden en que la eliminación de Bin Laden fue uno de los factores más importantes para explicar el deterioro de las relaciones entre EEUU y Pakistán en 2011, pero no el único.

“En febrero ya se había dado el incidente de Raymond Davis (espía norteamericano que fue detenido por causar la muerte de tres personas en la ciudad oriental de Lahore) y luego ocurrió la muerte de 24 soldados paquistaníes a manos de la OTAN”, recuerda Khan.

El ataque de varios helicópteros de la misión de la Alianza Atlántica en Afganistán mató accidentalmente a los militares paquistaníes en un puesto fronterizo en noviembre y eso desgarró aún más las tambaleantes relaciones con Washington.

“El ejército paquistaní aprovechó esa nueva afrenta para sacar toda su rabia contenida contra EEUU y forzó al poder civil a tomar medidas concretas, como el cierre de rutas de suministro de la OTAN y la evacuación de la base militar de Shamsi (oeste)”, afirmó Khan.