Mujeres exigen que no castiguen sus úteros

Con una enérgica protesta, activistas exigieron a los senadores republicanos de Nueva York a no negar a las mujeres el derecho a decidir sobre su cuerpo y demandaron que la Ley de Salud Reproductiva sea aprobada.

Mujeres exigen que no castiguen sus úteros
En conmemoración del incendio del 'Triangle' ocurrido en 1911 en Manhattan y que mató a 146 trabajadoras, distintos grupos aprovecharon para exigir ayer la aprobación de la Ley de Salud Reproductiva de la Mujer en el senado estatal.
Foto: Zaira Cortes / EDLP

Nueva York – Con una enérgica protesta, activistas exigieron a los senadores republicanos de Nueva York a no negar a las mujeres el derecho a decidir sobre su cuerpo y demandaron que la Ley de Salud Reproductiva sea aprobada.

El medio día de ayer, cientos de mujeres recordaron la más grande tragedia industrial en la historia de la ciudad, conocida como el incendio de “Triangle Shirtwaist”. En el siniestro ocurrido el 25 de marzo de 1911 murieron 146 trabajadoras, la mayoría de origen judío e italiano entre 16 y 23 años.

Durante el evento, féminas pidieron a los senadores republicanos “no castigar úteros”. Cathleen London, de la organización United Women, apuntó que los legisladores tienen una oportunidad única de dar prioridad a las necesidades de salud reproductiva de mujeres de todas las razas, edades y clases sociales.

“Es una ley fundamental que históricamente se nos ha negado. Nos rehusamos a seguir soportando autoridades misóginas. Exigimos igualdad de género y que nuestra voz se respete”, subrayó London.

Uno de los fundamentos de la Ley de Salud Reproductiva es que incluye el aborto como un asunto de salud pública y práctica médica, dejándolo fuera del código penal. Aseguraría que una mujer pueda tener un aborto si su salud está en riesgo, algo que no está garantizado totalmente bajo las leyes actuales. También otorgaría a una mujer la libre decisión de si quiere ser madre o no.

Las últimas 10 semanas de la sesión legislativa comenzaron el martes de la semana pasada.

En 1970 se despenalizó el aborto en Nueva York; sin embargo, algunas activistas consideran esta medida obsoleta, pues no se ha actualizado en 40 años.

Desiree Jordan, de United Women, apuntó que la despenalización del aborto nunca se incorporó a la legislación del estado.

“Con un movimiento rápido este derecho puede ser borrado y se considerará un crimen, como lo describe el código penal”, sentenció.

Madres latinas se unieron a las demandas de grupos por los derechos de la mujer. La mexicana Ofelia Ramos acudió con su pequeña hija en apoyo a la Ley de Salud Reproductiva.

“En mi país se nos impone tabús religiosos y sociales, se nos prohíbe el derecho a decidir. En esta nación la libertad no es un ideal. Quiero que mi hija tenga el control absoluto sobre su cuerpo”, indicó.

Luisa, una profesora retirada, opinó que poco se ha avanzado en el terreno de salud reproductiva.

“Aún en este país nuestras necesidades no son agenda. Sufrimos imposiciones. Yo respaldo la ley porque nos da totalidad de derechos que se nos han otorgado a medias por generaciones”, dijo la puertorriqueña.

Otras mujeres que acudieron al evento, expresaron su rechazo al proyecto de ley. Es el caso de Magda Manríquez, quien dijo pertenecer a un grupo pro vida.

“El aborto es un acto terrible que degrada al género humano. Las autoridades deben penalizarlo y castigar a quien asesine inocentes”, expresó la puertorriqueña de 46 años.

Activistas marcharon a lo largo de la Avenida Broadway exigiendo equidad de género, igualdad de salarios, mejores programas para prevenir violencia doméstica, un alto a la deportación de mujeres inmigrantes, entre otros asuntos relacionados con los derechos de las féminas.