Poblado de Guatemala en estado de sitio

Violentos disturbios en Santa Cruz Barillas por muerte de un nativo.
Poblado de Guatemala en estado de sitio
Más de 300 pobladores se integraron en una turba que hizo destrozos en la comunidad y llegaron hasta el cuartel militar.
Foto: AP

Guatemala/EFE – El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, ratificó el estado de sitio en la población indígena de Santa Cruz Barillas (Huehuetenango), escenario el martes de violentos disturbios que dejaron un muerto y varios heridos.

El mandatario explicó, en rueda de prensa en Casa Presidencial, que ya había firmado el acuerdo gubernativo por medio del cual se decretó la medida, que durará 30 días.

Los disturbios se registraron el lunes tras la muerte de un indígena, supuestamente por agentes privados de una empresa que construye una hidroeléctrica en Santa Cruz Barillas, 415 kilómetros al noroeste de la capital guatemalteca, de acuerdo con las primeras investigaciones.

Más de 300 pobladores se integraron en una turba que hizo destrozos en la comunidad y llegaron hasta el cuartel militar, de donde se robaron cuatro fusiles, tres de los cuales ya fueron recuperados, según el portavoz del Ejército, Rony Urizar.

Pérez Molina instó a las autoridades a ejecutar al menos 21 órdenes de captura contra los supuestos responsables de haber originado los disturbios, que dejaron varios soldados golpeados y dos civiles heridos de bala.

El jefe de estado, que calificó de “delincuentes” a los que ingresaron al cuartel militar, advirtió que su gobierno “no permitirá provocaciones de ningún tipo”.

“Son situaciones que no estoy dispuesto a permitir y por eso se está ordenando el estado de sitio. Estoy pidiendo la colaboración del Ministerio de Gobernación y del Ministerio Público, para que se ejecuten las órdenes de captura contra los responsables de haber agredido a las autoridades”, afirmó.

Pérez Molina no descartó que los disturbios hayan sido provocados por agrupaciones dedicadas al crimen organizado, sobre todo del narcotráfico, con el fin de que se pida la salida del ejército de la población o implicar a militares en incidentes con civiles.

El presidente señaló que la construcción de una hidroeléctrica en la población, supuestamente la causa de los disturbios, no son una excusa para que se violente el estado de derecho.

Un portavoz de la Presidencia explicó que con el estado de sitio quedan suspendidas, entre otras garantías y por un periodo de 30 días, el porte de armas de fuego y las reuniones, al tiempo que cualquier sospechoso de conspirar contra el Estado puede ser detenido sin orden judicial previa, según la Ley de Orden Público.