Toma de posesión al aire libre

Encabezados por "Magic" Johnson, los nuevos dueños de los Dodgers tomaron posesión de la organización angelina.

Toma de posesión al aire libre
Los nuevos propietarios de la novena angelina (de izq. a der.): Robert Patton, Stan Kasten, Mark Walter, Earvin 'Magic' Johnson, Peter Guber y Todd Boehly, posan muy sonrientes para la foto.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

En una mañana nublada, pero con una temperatura agradable, los nuevos propietarios de los Dodgers tomaron posesión oficial de la franquicia angelina.

Es obvio que en los días opacos las estrellas se notan más. Ahí estaba una muy querida en Los Ángeles: “Magic” Johnson.

En una tarima especial, colocada justamente en el jardín central del Dodger Stadium, el exastro de los Lakers reiteró a los presentes su compromiso de recuperar el prestigio del equipo, e incluso anticipó una buena noticia para los aficionados: la reducción de cinco dólares en el precio del estacionamiento.

“Magic” sabía que el elevado valor del estacionamiento, más las miserables temporadas de los Dodgers, habían ahuyentado a la fanaticada angelina.

“No nos cansaremos de repetir que nuestro principal propósito es devolver a los Dodgers su mística ganadora de antes. De recuperar una tradición perdida”, manifestó Johnson al ser presentado por Vin Scully.

En su breve intervención, Johnson alabó repetidamente la administración de Peter O’Malley, cuya familia fue dueña del equipo por 48 años en esta ciudad.

“Es un ejemplo a seguir. Tenemos la obligación de recuperar el orgullo Dodger”, afirmó “Magic” exaltando la figura de O’Malley, uno de los invitados especiales al evento histórico.

Scully, el veteranísimo narrador de los Dodgers que fungió ayer como maestro de ceremonias, presentó uno a uno a los miembros de la firma de servicios financieros Guggenheim Baseball Management.

El consorcio incluye, además de “Magic” Johnson, a Mark Walter, director ejecutivo del grupo, dueño mayoritario del club.

A él le sigue en la cadena de mando Stan Kasten, expresidente de los Bravos de Atlanta, quien será el máximo ejecutivo del equipo.

Completan el grupo -que pagó 2,000 millones de dólares por los Dodgers-: Peter Guber, Todd Boehly y Bobby Patton Jr.

Kasten, el primero que tomó la palabra, informó que una de sus prioridades era bajar los precios de los boletos y del estacionamiento.

Aprovechó la ocasión para aclarar que ese lote pertenece a ellos y no al exdueño Frank McCourt, como se había especulado.

“Además de construir un equipo ganador de todas las temporadas, uno de nuestros propósitos es reducir el precio de los boletos. De hecho, ya lo hicimos con los estacionamientos”, dijo el ahora alto ejecutivo de los Dodgers.

Después de haber recibido una camiseta con sus apellidos en la espalda, Kasten y “Magic” fueron bombardeados a preguntas por los medios de comunicación angelinos.

Una de las preguntas más directas a Kasten radicó en que si no consideraba demasiado alto el precio (dos mil millones de dólares) que invirtieron por la franquicia.

“Todos conocemos el historial de este equipo y sabemos que este mercado, si no es el mejor, es uno de los mejores de Grandes Ligas”, subrayó Kasten.

“Además, estamos conscientes de que el futuro de esta franquicia es halagador. Una de nuestras principales prioridades es enfocarnos mucho en el desarrollo de los peloteros jóvenes”, añadió.

No es ningún secreto que el tiempo está cobrando su tributo al Dodger Stadium y que necesita una remodelación con urgencia.

Al respecto, Kasten manifestó: “Creo que no es el momento de hablar de eso. Nuestro primer paso es convertir a este equipo en un club ganador. Ganador de esta temporada y de todas. No escatiremos recursos para adquirir elementos que ayuden a una reestructuración de la novena”.

Antes de iniciar la ronda de preguntas y respuestas, Scully informó la presencia de los astros del pasado del equipo encabezados por Tom Lasorda, Don Newcombe, Maury Wills, Tommy Davis, Ron Cey, Steve Garvey.

Cabe apuntar que uno de los miembros más prominentes de la época de Cey y Garvey, Bill Russell, estuvo presente en la ceremonia, pero alejado de ese grupo.

¿Y por qué el exestelar paracorto de los Dodgers estaba al margen de los acontecimientos?

“No lo sé. No tengo idea”, respondió Russell con esa serenidad que siempre le ha caracterizado.