Violencia imparable en Siria

BEIRUT/AP – Las fuerzas sirias abrieron fuego ayer contra miles de manifestantes en Alepo, matando a un adolescente, después que un ataque en los dormitorios de la principal universidad de la ciudad ocasionó que perecieran otros cuatro jóvenes y obligó a cerrar la institución.

Un activista residente en Alepo dijo que las protestas fueron las más numerosas en la ciudad desde el comienzo del levantamiento contra el presidente Bashar Assad en marzo del 2011.

“La gente está indignada por lo que ocurrió en la universidad”, dijo el activista, Mohamed Saeed. “Todos quieren manifestar solidaridad con estos estudiantes”.

Saeed agregó que las fuerzas de seguridad dispararon para dispersar a los manifestantes y practicaron arrestos al azar. “¡Con nuestra sangre nos sacrificamos por ustedes, estudiantes!”, gritaba la multitud.

El ataque a la Universidad de Alepo fue un hecho inusualmente violento en la ciudad, un centro económico que había permanecido en gran medida leal a Assad durante los 14 meses del levantamiento.