Niegan que tortura invalide juicio por 9/11

El juicio "busca que respondan ante la ley por sus crímenes", dijo el jefe de la Fiscalía en la comisión militar de Guantánamo.

Niegan que tortura invalide juicio por 9/11
Jalid Sheij Mohammed, el presunto cerebro de los ataques del 9/11.
Foto: AP

Base Naval de Guantánamo/EFE – El jefe de la Fiscalía en la comisión militar de Guantánamo que lleva el caso contra los supuestos responsables de los ataques del 9/11, el general de brigada Mark Martins, dijo ayer que los casos de tortura sufrida por los acusados no invalidan el proceso judicial.

Martins recordó que en este juicio contra el presunto autor intelectual de los atentados del 9/11, Jalid Sheij Mohamed, y otros cuatro cómplices, “busca que respondan ante la ley por sus crímenes”, entre ellos la muerte de 2,976 personas en los ataques por los que podrían ser condenados a muerte.

Martins negó que las alegaciones de tortura contaminen el proceso, ya que no se aceptarán testimonios obtenidos bajo técnicas de interrogatorio agresivas o ilegales.

“El sentido común dice que no se pueden retirar todos los cargos y dejar que se marchen libres”, indicó el jefe de la acusación militar en una rueda de prensa para explicar su postura tras la vista preparatoria de ayer en Guantánamo.

El fiscal rechazó las quejas de la defensa sobre la presión a la que se enfrentan por las normas sobre secretos que afectan a la seguridad nacional y para tratar con sus representados tras los traumas causados en su reclusión, lo que les llevó el sábado a no responder al juez “como resistencia pacífica”, según dijeron los abogados defensores.

En opinión de Martins, la defensa tiene los instrumentos necesarios para proteger los derechos constitucionales de sus clientes y se refirió a la comisión militar como un “tribunal de ley”.

“(En las comisiones militares) seguimos las mismas normas que en un tribunal federal. La líneas que las definen son juicio justo, libertad de prensa y respeto a la seguridad nacional”, indicó el fiscal, quien recordó que es necesario evitar que ciertos documentos sean accesibles y pongan en riesgo a algunas fuentes.

Las comisiones militares creadas durante la Presidencia de George W. Bush para juzgar a los presos islamistas de Guantánamo, donde aún quedan 169 reos, fueron suspendidas con la llegada a la Casa Blanca de Barack Obama, quien esperaba que los casos se trataran en tribunales federales.

Las quejas de la oposición republicana y las presiones de otros grupos llevaron a que estos juicios marciales, que pueden condenar con la pena capital, se mantuvieran con nuevas normas.

Un representante de los familiares de las víctimas del 9/11 presentes en Guantánamo indicó a la prensa que están esperanzados con los avances en el proceso, pidieron que se haga justicia tras casi 11 años de espera.