Alimenta a tu familia con poco presupuesto

Son muchos los hogares que no logran rendir el dinero para la compra de comida mensual. Una experta comparte buenos consejos
Alimenta a tu familia con poco presupuesto
Haciendo un buen plan se puede ahorrar mucho dinero en el mercado mensual.
Foto: thinkstock

Nueva York -La mayoría de las familias que reciben cupones de alimentos del gobierno se quedan sin dinero a la tercera semana, debido a que no saben cómo hacer mercado correctamente o cómo cocinar.

Esta afirmación la hace Carol Scudere, autora del libro “Beyond Couponing” (Más allá de los cupones) y fundadora de la organización sin fines de lucro “Budget Meals” (Comidas presupuestadas), quien se ha dedicado a ayudar a las familias de los Estados Unidos en la ardua tarea de rendir el presupuesto para la compra de alimentos.

“Hay ciertos hábitos y habilidades que las personas necesitan aplicar si quieren aprender a ahorrar. Las claves para mantener un presupuesto exitoso son realmente muy sencillas y fáciles de seguir”, señala Scudere.

Planea por adelantado: elabora un plan alimenticio semanal, incluyendo las tres comidas y las meriendas, de manera que no tengas que ir al supermercado más de una vez por semana. Esto te ayudará además a ahorrar en el costo del transporte, en el uso del tiempo y te evitará las compras compulsivas.

Compra con cupones y en oferta: los domingos por la mañana, cuando recibas los periódicos o los promocionales de los supermercados, debes sentarte a hacer las comparaciones y establecer qué lugar tiene los mejores precios y las mejores ofertas.

“No se trata de usar cupones por usarlos. Tenemos que estar seguros de que constituyen un ahorro verdadero. Los cupones deben usarse sólo si el artículo está en oferta”, dice Scudere.

Luego, cuando determinemos los artículos que están en oferta, hay que preparar ese menú semanal que incluya como ingredientes principales aquellos artículos a bajo precio.

Se creativa/o con el menú: si esa semana la carne molida está en oferta, planea un menú basado en ella. Compra cantidades grandes, guárdala en la nevera y úsala en varios almuerzos o cenas.

“Se puede aprovechar para hacer salsa para pastas, hamburguesas o albóndigas, de manera de no aburrir a la familia aunque la base de todo sea un mismo ingrediente”.

Luego, dice la experta, hay que decidir con qué vas a acompañar esa carne. Para eso puedes chequear qué tipo de vegetales están en oferta, o si la pasta o el arroz están en especial.

“Recientemente conseguí una oferta de dos libras de zanahorias pequeñas (baby carrots) por 25 centavos, en lugar del precio real que es $3. ¿Qué hice?, compré ocho paquetes, porque estas zanahorias se pueden conservar por meses. Con ellas se pueden hacer cremas, ensaladas y hasta postres”, agrega Scudere.

Involucra a toda la familia: es mucho más fácil mantener el plan si todos en la casa se involucran con la planificación, la compra, la preparación de los alimentos y el ahorro.

Para más información sobre el tema, puedes visitar la página de internetwww.budget-meals.org

?>