En escalada los casos de muerte por asma en Illinos

Cerca del 14 por ciento de los residentes de Illinois sufre de asma, y en los últimos 20 años el estado ha tenido una de las más altas tasas de mortalidad en Estados Unidos
En escalada  los casos de muerte por asma en Illinos
A nivel nacional, 25 millones de estadunidenses -incluidos siete millones de niños- padecen asma.
Foto: Archivo

Chicago – Cerca del 14 por ciento de los residentes de Illinois sufre de asma, y en los últimos 20 años el estado ha tenido una de las más altas tasas de mortalidad en Estados Unidos por esta enfermedad, de acuerdo con datos del Departamento de Salud Pública (IDPH).

A nivel nacional, 25 millones de estadunidenses -incluidos siete millones de niños- padecen asma. La prevalecencia ha ido en aumento durante las últimas dos décadas, siendo los latinos y los afroamericanos los grupos poblacionales desproporcionadamente más afectados por la enfermedad.

De tal forma que aproximadamente tres millones de latinos en este país se ven afectados por el asma, con una mayor tasa entre los puertorriqueños.

Esto representa un 113 por ciento más que los anglosajones y una cantidad 50 por ciento superior a los afroestadunidenses, de una enfermedad cuyos ataques pueden ser leves o mortales.

En cuanto a su costo económico, incluidos gastos médicos directos de las estancias hospitalarias, y los indirectos, tales como pérdida de días de escuela o trabajo, ascienden a más de 56 mil millones de dólares cada año, de acuerdo con información de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

Mayo es el mes de concientización del asma, por lo que la IDPH lanzó una campaña sobre esta enfermedad respiratoria crónica, que es desencadenada por alérgenos interiores y exteriores, e irritantes.

Algunos de ellos son el humo de segunda mano, los ácaros del polvo, el moho, las cocinas de gas, humo de madera, cucarachas y otras plagas, así como muchos artículos de limpieza del hogar.

“Los ataques de asma ocasionan en las salas de emergencias cerca de dos millones de visitas en todo el país cada año”, advierte LaMar Hasbrouck, responsable interino del IDPH en la propaganda distribuida a la población del estado.

Agregó que “debemos continuar creando conciencia sobre los factores más comunes que desencadenan la enfermedad para poderla controlar, y reducir en la medida de lo posible los elementos ambientales que la provocan”.

Illinois estableció el Programa contra el Asma en 1999, con el fin de desarrollar objetivos estratégicos y de planificación de largo alcance. En 2009 lanzó el tercer Plan de Asma Estratégico del estado con metas a largo plazo y soluciones para reducir la carga que genera el mal a las personas que lo padecen y sus cuidadores.

Más tarde, en agosto de 2010, la Legislatura local aprobó una ley que facilitaba a los estudiantes cargar y auto-administrarse inhaladores de rescate en la escuela, con lo que se terminó con la exigencia a los niños de obtener un permiso escrito de un médico para contar con el fácil y rápido acceso a sus medicamentos.

Un estudio que publica esta semana la Academia Estadunidense de Pediatría, con sede en Chicago, asegura que los niños latinos de ascendencia caribeña registran un alto riesgo de asma mal controlada, principalmente los puertorriqueños, debido a las creencias culturales de sus padres.

El análisis “Cumplimiento de la medicación entre los niños latinos y no latinos que sufren de asma”, coordinado por Elizabeth L. McQuaid, de la Universidad Brown de Rhode Island, dice que pese a existir fármacos de control que mejoran la enfermedad respiratoria, su uso es muy bajo, particularmente entre las minorías.

La muestra incluyó a 391 niños de siete a 16 años que reciben medicamentos de control vigilados, latinos y no latinos, principalmente puertorriqueños. Se evaluaron factores socioeconómicos familiares, el cumplimiento de tratamientos, y se aplicaron encuestas a los padres.

Los resultados indican que las creencias de los padres acerca de la necesidad de medicamentos y la organización familiar en relación con el uso de los mismos, fueron predictores significativos de la adhesión al tratamiento.

Por lo tanto, hacer frente a estas actitudes puede ser de beneficio para las familias de diferentes orígenes culturales en el tratamiento del asma infantil.