Más vale prevenir la discapacidad

Un accidente puede cambiar nuestra vida o la de nuestra familia. Te damos algunos consejos para estar alerta.
Más vale prevenir la discapacidad
A las personas discapacitadas les resulta difícil o muy difícil recibir apoyos del gobierno a pesar de que su vulnerabilidad para el empleo y para ser autosuficiente.
Foto: Archivo / La Opinion

¿Cuántos de nosotros hemos presentado situaciones en las cuales debido a algún golpe, caída o accidente automovilístico quedamos “imposibilitados” al menos temporalmente para realizar alguna actividad? Si nos han realizado algún procedimiento quirúrgico, estamos en reposo y requerimos de la ayuda de otras personas para realizar hasta las más mínimas actividades, sabemos qué es estar con ciertas limitaciones físicas.

Todos podemos en algún momento adquirir alguna discapacidad, temporal o permanente, por lo que si nos damos a la tarea de evitar situaciones de riesgo estaremos más atentos al cuidado de la propia integridad física, así como de aquellos quienes nos rodean. Si hay pequeños en casa, la labor requiere de más esfuerzo ya que en buena medida depende de nosotros, que tengan un lugar libre de peligros en donde estar.

¿Qué hacer?

Andrés Shopenhauer dijo: “La salud no lo es todo, pero sin ella todo lo demás es nada”. Hablar de prevención es importante porque con acciones que muchas veces son sencillas o que dependen de que desarrollemos ciertos hábitos, se pueden evitar muchos problemas de salud, desde leves a graves y por ende, si suceden cambiarán nuestra vida por completo.

Para prevenirla hay que hablar de lo que la ocasiona, así encontramos problemas de discapacidad desde el nacimiento causados por alteraciones en el embarazo o parto. Aquí, podemos hablar de la importancia del adecuado control de la gestación, además de los cuidados que se requieren.

Hay que enfatizar en la importancia de la ingesta del ácido fólico desde antes del embarazo y durante los primeros meses de desarrollo del mismo, ya que con esto se pueden previenen malformaciones congénitas o defectos del tubo neural.

Se recomienda que el bebé reciba estimulación temprana con el fin de evitar que presente secuelas de discapacidad o en caso de que las tenga, disminuya sus consecuencias en las siguientes situaciones:

• Recién nacidos con factores de riesgo por ser prematuros.

• Bebés con complicaciones durante el embarazo, parto o posteriores al mismo.

• Caso de existir problemas respiratorios, metabólicos o infecciosos.

Hay mucho por hacer, en lo que respecta a la población infantil, la vacunación es fundamental. En la actualidad se cuenta con un esquema de vacunas muy amplio para la prevención de múltiples enfermedades, entre ellas la poliomielitis, enfermedad con secuelas en las que se encuentra la discapacidad.

En relación a la prevención de accidentes, de acuerdo al grupo de edad, existen indicaciones específicas, algunas de ellas son de hábitos, como lo es el uso del cinturón de seguridad en el automóvil o de utensilios diversos como casco, lentes, guantes de seguridad en empresas o tan sencillos como es el hecho de antes de cruzar una calle, volteemos para ambos lados.

Cuando hay niños en casa debemos estar pendientes de no dejar a su alcance objetos con los que se puedan hacer daño como cuchillos y tijeras, medicamentos, así como sustancias que impliquen un peligro: detergentes, limpiadores, cosas calientes en la cocina.

Cualquiera de nosotros puede tener una discapacidad como consecuencia de algún evento que pudo haberse evitado. La prevención es un quehacer de cada uno de nosotros y hacia los demás, es tarea de todos el construir un mundo más seguro.

Para saber más:

Observatorio de la discapacidad

http://www.observatoriodeladiscapacidad.es

* Mónica Lucía Bocard Meraz, es directora médica del Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT) Aguascalientes.

“Conocerte a ti mismo, esculpe tu carácter”.

Bojorge@teleton.org.mx

?>