Un nómada de la música

Un nómada de la música
Sarazino presenta una mezcla de sonidos de música árabe y latina.
Foto: cortesia

Nueva York – La inquietud de Lamine Fellah -conocido en el mundo artístico como Sarazino- en el que quiso explorar los ritmos musicales del mundo, lo han hecho un artista que mezcla fusiones que van desde el reggae hasta la música árabe. Su estilo está lleno de funk, y su influencia latina es palpable, sobre todo en su última producción, ‘Everyday Salama’.

Este próximo lunes, el artista ofrecerá un concierto gratuito en el Highline Ballroom.

En conversación con el músico original de Argelia, que vive en Ecuador desde hace 10 años, Sarazino habla sobre sus influencias y su decisión de incluir a varios artistas en su más reciente disco, que estará disponible en el sello disquero independiente Cumbancha, el 22 de mayo.

“Yo viví muchos años en Africa, Montreal, España, en fin, como unos 15 países. Desde chico me incliné por la música y como mi padre era un diplomáticos, siempre andábamos en uno que otro país. Luego de que viví muchos años en Montreal y perfeccioné mi bagaje artístico, mi experiencia en la producción se afinó. Aquí conocí a muchos artistas latinos, colaboré con Los Pericos de Argentina, con King Chango, en fin, me enamoré del reggae y quise explorar esa fusión que hace que mi música tenga su sello propio”, relata el intérprete de ‘Desbaratado’, ‘Ecos de Radio Iguana’ y otros temas, en los que se palpa una mezcla de música latina, oriental y africana.

“Me mudé a Ecuador porque tenía amigos en ese país. Ya estoy listo para cambiar de país y explorar otros ritmos, pero me enamoré de Quito, me enamoré de su gente, su cultura y su música. Y eso es lo que traigo en este disco”, menciona el multifacético compositor, que incluye en este disco colaboraciones con artistas como Sabina Sciubba de Brazilian Girls, Rootz Underground y Novalima, entre otos.

“Mi música siempre tiene letras de inclusión. A pesar de que somos distintos, yo quiere que las sociedades aprendan a tolerarse.

En mi vida pase una experiencia traumática, mi padre fue asesinado por islamistas radicales en Argelia. Desde entonces supe que a través de la música yo podía llevar un mensaje de igualdad, y tolerancia relevantes para mí”, concluye.