Se quedó mudo Pedro

Espada fue hallado culpable de corrupción, enfrentará 10 años de prisión
Se quedó mudo Pedro
Pedro Espada, ex senador demócrata.
Foto: AP

El rostro de Pedro Espada, Jr., estaba tan pálido que parecía que había visto uno de los muertos que usaron para hacerle brujerías. No podía creer lo que veía. El hombre que he entrevistado en numerosas ocasiones a través de los años de su vida pública no quería hablar con la prensa.

No estuve presente durante el juicio, pero si lo seguí de cerca como tantos otros. Sin embargo, lo que se rodó en la tele y por lo que me contaron algunos de los presentes, el una vez guapetón senador estatal y ex aficionado boxeador había sentido la pena que le propinó el jurado.

Espada se había confiado en que la confusión y desacuerdo en el jurado en el caso de pillaje en su contra de seguro resultaría en un jurado divido. Espada se equivocó.

El juez, que muchos en el tribunal de seguro ha visto este tipo de julepe en su corte, emitió la directriz que eventualmente le permitía a los que estaban en desacuerdo proceder.

Según lo que he podido constatar, Espada no anticipaba el veredicto emitido. El siempre optimista Espada pensó que había acumulado suficientes puntos de duda con los miembros del jurado para salir del tribunal airoso.

Espero poder hablar con Espada pronto. Sé que como guerrero él no se va a rendir.

Esta vez no se trata de un rival para un escaño. Aunque el jueves pasado en la gala del Puerto Rican Bar Association, Gustavo Rivera me dijo que si Espada se salía con la suya, le gustaría volver a enfrentarse a el para volver a derrotarlo. eso no va a suceder.

Espada, ahora es un pillo certificado por un jurado de sus iguales. Aquí no hubo brujería. Lo que aparentemente sucedió fue que como demasiados otros, Espada se llegó a creer que era superior a los que él decía que representaba. Tal parece que Espada olvido que el propósito de crear la clínica Soundview, en El Bronx fue para servirle a una población con necesidades de atención medica y servicios preventivos para una vida con mejores posibilidades de disfrutarla con sus familias.

Ahora Espada enfrenta años en prisión y esa posibilidad deja mudo a cualquier guapo de barrio.