Condenan a tres mexicanos a morir en la horca en Malasia

Abogado apelará el caso y esperar ganar
Condenan a tres mexicanos a morir en la horca en Malasia
Los hermanos habían sido arrestados afuera de un laboratorio de metanfetaminas en la ciudad de Johor Bahru, al sur de Malasia.
Foto: AP

“Perdóname, tengo que colgar. Tenemos que darles la noticia a mis papás y no sabemos cómo se van a poner”, dijo entre sollozos vía telefónica desde Culiacán, México Alejandrina González Villarreal, hermana de los tres hermanos que hoy fueron condenados en Malasia a morir en la horca bajo los cargos de posesión y tráfico de metanfetaminas.

La hermana se enteró de la noticia a través de los twitters del periódico Milenio de la ciudad de México. En ese momento hablaba con La Opinión y se vio obligada a colgar ante el impacto del fallo.

Los hermanos José Regino de 33 años, Simón de 36 años y Luis Alfonso González Villarreal de 46 años presos desde marzo de 2008 en Malasia, fueron encontrados culpables de tráfico y posesión de metanfetaminas por el juez Mohamed Zawawi, conocido en Malasia como el Juez Soga por haber mandado a la horca a más de 100 individuos.

“Esta es la condena del pueblo de Malasia. Se les condena a ser ahorcados hasta que mueran”, dijo el juez al emitir su veredicto a los tres hermanos puestos de pie.

El abogado Kitson Foong había adelantado a La Opinión que esperaba este veredicto y apelaría el caso, el cual podría llevarse un año más en resolverse definitivamente.

Los hermanos habían sido arrestados afuera de un laboratorio de metanfetaminas en la ciudad de Johor Bahru, al sur de Malasia, casi en la fronteracon Singapur, a sola una semana y media de haber llegado a ese país. No tenían antecedentes criminales en México al momento del arresto. La policía encontró en ese lugar 60 libras de metanfetaminas cuyo valor en el mercado es estimado en 15 millones de dólares.

En Malasia, el artículo 39B del Acta de Drogas Peligrosas señala que cualquiera en posesión de más de 50 gramos de metanfetaminas es considerado narcotraficante y sin excepción alguna es acreedor a la pena de muerte.