FBI ofrece recompensa por autor de envíos de cartas con polvos

El FBI busca al responsable del envío de 380 cartas con polvo blanco en EEUU, una veintena de las cuales se han recibido en las últimas semanas en Texas
FBI ofrece recompensa por autor de envíos de cartas con polvos
Las autoridades señalan que el correo pasa por una revisión de sustancias tóxicas antes de ser distribuido, pero piden al público que tome precauciones en caso de que abra una carta que contenga alguna sustancia en polvo, ya que podría ser algún tipo de veneno.
Foto: Archivo / La Opinion

WASHINGTON (EFE).- El FBI busca al responsable del envío de 380 cartas con un polvo blanco sospechoso en su interior y ofreció hoy una recompensa de 150 mil dólares por información que pueda llevar a su paradero.

El FBI informó de que en las últimas semanas una veintena de instituciones infantiles, escuelas de primaria y compañías relacionadas con la industria aerospacial en el estado de Texas han recibido una carta con un polvo blanco.

Las cartas fueron enviadas por correo postal desde el norte de Texas, según ha podido comprobar, y hasta el momento, no han detectado ninguna sustancia peligrosa.

Las autoridades creen que es “muy posible” que hayan sido enviadas por la misma persona que, desde 2008, ha enviado unas 380 cartas que contenían una sustancia blanca “no peligrosa”.

Esta persona ha enviado las cartas a colegios, guarderías, iglesias, oficinas del Gobierno, embajadas estadounidenses, restaurantes y otros negocios privados.

En las cartas hace referencia a Al Qaeda y las SS Nazi, aunque el FBI cree que lo hace más “por impresionar que porque exprese una sincera simpatía o afiliación” con estos grupos.

En un comunicado, el FBI explica que el remitente ha tomado medidas para prevenir que las autoridades encuentren evidencias físicas de sus actividades, incluidas huellas dactilares, por eso instan al público a colaborar para proporcionar cualquier pista que lleven a su detención.

El FBI cree que se trata “probablemente” de un hombre de más de 30 años, que puede mostrar fascinación con temas como el FBI, los servicios de inteligencia, el terrorismo, las teorías de la conspiración y podría tener algún antecedente médico por problemas de salud metal.

Las autoridades señalan que el correo pasa por una revisión de sustancias tóxicas antes de ser distribuido pero piden al público que tome precauciones en caso de que abra una carta que contenga alguna sustancia en polvo, ya que podría ser algún tipo de veneno.

Recomiendan que la persona se aleje de la zona en la que haya caído el polvo para evitar estar expuesto, no tocar la carta, no intentar limpiar la sustancia y aislar la habitación.

Asimismo, piden a quien abra una carta de este tipo se lave inmediatamente las manos y avise a la policía para analizar si se trata de un producto tóxico.

En 2001, Estados Unidos sufrió una oleada de envíos de cartas con ántrax, en los que murieron cinco personas y 17 resultaron heridas, poco después de los atentados del 11 de septiembre lo que contribuyó a crear una gran sensación de inquietud entre los ciudadanos.