“No es delito” en PR manipular estadísticas de la Policía

Eso dice el secretario del Departamento de Justicia Guillermo Somoza Colombani en medio de la pesquisa que se inició para evaluar las denuncias
“No es delito” en PR manipular estadísticas de la Policía
De acuerdo con Somoza, la acción representa violaciones a la orden general 2003 y al reglamento de personal de la Policía, por lo que está en manos del superintendente Héctor Pesquera tomar acciones.
Foto: Archivo

San Juan – La manipulación de estadísticas en la Policía que ha investigado el Departamento de Justicia no constituye delito, afirmó el secretario Guillermo Somoza Colombani.

Sin embargo, representa violaciones a la orden general 2003 y al reglamento de personal de la Policía, por lo que está en manos del superintendente Héctor Pesquera tomar acciones, como hizo al separar de sus puestos a tres oficiales.

En las 11 investigaciones de Justicia, dijo Somoza Colombani, “a base de la información, se entrevistaron 11 o 12 personas y con respecto a cuatro personas se evaluó buscando en las leyes y el Código Penal, ocho delitos”, pero no se cumplieron los requisitos de estos por lo que sugirió una acción administrativa.

Entre los delitos que pueden implicarse en la manipulación de estadísticas, caso a caso, está la falsificación de documentos, violaciones a la Ley de Ética Gubernamental, preparación de documentos falsos, presentación de documentos falsos, omisión, negligencia en el cumplimiento del deber y otros.

“Luego de evaluar, se envió una carta al pasado superintendente (Emilio Díaz Colón) el 10 de febrero de 2012, a base de la información que tenía no se encontró delito, no obstante les corresponde verificar porque entendíamos que hay violación de la orden general de 2003 y el reglamento Policía”, precisó.

Somoza Colombani comentó que este asunto es un “defecto en el manejo de la información, reprobable y dañina”.

“No hay un delito per se que establezca que se delinque al manipular estadísticas”, reiteró.

La investigación de Justicia sobre esto continúa en varias áreas policíacas de la isla.