Sara Contreras: una comediante para morirse de risa

Sigue a El Diario NY en Facebook
Sara Contreras: una comediante para morirse de risa
Sara Contreras, tiene una profesión divertida: hacer reir.
Foto: CORTESIA

Nueva York – La comediante Sandra Contreras, de padres puertorriqueños, criada y nacida en Brooklyn, ahora vive al “otro lado del charco”, en Nueva Jersey tras vivir las experiencias y los vaivenes de una artista en acción que se auto denomina “Brooklynite”.

“Yo crecí dentro de una familia numerosa. Eramos seis hermanos y vivimos experiencias duras, pero creo que siempre fui el ‘monito’ de mi casa, la que entretenía a todos los familiares, la que ponía a bailar a la gente. Eso fue lo que me destacó desde pequeña”, dice Contreras originaria de Bushwick. Ahora vive junto a su novio en Bergen.

“Estuve casada con un dominicano, pasé un divorcio difícil y ahora que estoy más madura, no quiero decir mi edad -dice entre risas- pero creo que estoy preparada para exponer mis experiencias a un público hambriento de comedia”, menciona.

Sus dotes cómicos los comenzó a explotar entre sus amistades y ahora se dedica profesionalmente a este campo. También apareció en ‘The Original Latin Divas of Comedy’ en el canal de Showtime y se presenta ocasionalmente en Caroline’s y otros clubes de la ciudad.

Ve parte de uno de los espectáculos de la comediante

“Vine de una experiencia muy clínica [fue terapista del habla] a esta profesión que trata de hacer reír al público, ya sea escribiendo mis propios chistes, o usando la mímica con tonos latinos… Nos mudamos a Nueva Jersey para estar cerca de mi ex marido, y mis dos hijos (ya entrados en sus 20). Esto me da mucho material para hablar de cosas mundanas, como el hecho de salir en citas, o ser una madre soltera, o hablar de lo que pasa a diario”, dice la cómica puertorriqueña.

Muy pronto espera presentarse en el club Caroline’s en Manhattan y también en el teatro LaTea. “Me gusta mucho Manhattan y extraño mi barrio, el ambiente de familia. Pero también extraño Brooklyn. Soy una ardua lectora de revistas y periódicos y me gusta leer mucho para encontrar material que me inspire en mis actos. Extraño ese Brooklyn que era más divertido, antes de Bloomberg”, asegura.

Ve parte de uno de los espectáculos de la comediante

“Ya no me gusta que todo esta tan regulado, que los restaurantes tienen un grado de A a la C, que tienes que andar por un canal de bicicletas, que te meten multas si estacionas tu carro mal, en fin, tanta regulación le ha quitado la personalidad divertida a Nueva York”, añade.